Cómo tu estilo de vida afecta a tu entrenamiento

factores de tu estilo de vida que afectarán a tu entrenamiento

Cuando vas a elaborar o plantearte tu plan de entrenamiento y metas para la próxima temporada, hay varias cosas a considerar.

Por supuesto, la distancia de cada evento y cuánto tiempo hay entre ahora y el evento son importantes, pero hay elementos adicionales que debes pensar al poner detalles a tu plan.

Este artículo contiene diez cosas a considerar:

Decidir cuántas horas por semana para entrenar, cuánto tiempo deben tener tus entrenamientos más largos, cuántos entrenamientos incluir en cada deporte cada semana, cuántos entrenamientos clave o difíciles incluir y cuántos entrenamientos debes encadenar juntos antes de darte una cierta recuperación.

¡Vamos a empezar!

1) ¿Cuál es tu historia deportiva?

Si eres un triatleta tratando de decidir cuánto tiempo dedicar a la natación cada semana, esa respuesta cambiará si tu historia deportiva no incluye ninguna experiencia de natación en comparación con la historia de ser un ex nadador federado en la infancia.

Una persona con una historia de natación profunda puede nadar menos días por semana y menos horas por sesión de ejercicios.

2) ¿Cuál es tu nivel actual de aptitud física? ¿Cuánto tiempo hace que no sudas debido a la actividad aeróbica prolongada?

Alguien que actualmente es un corredor apto puede tener más intensidad en un plan de entrenamiento en comparación con la persona que no ha hecho trabajo aeróbico durante años.

Por supuesto, si combinas el elemento 1 con el punto 2, las combinaciones de la historia del deporte y los niveles de aptitud actuales también cambiarán las necesidades de entrenamiento.

3) ¿Cuánto estrés laboral tienes?

Mientras que el ejercicio es un método recomendado para reducir el estrés, demasiado volumen e intensidad junto con un trabajo muy estresante puede conducir a lesiones y agotamiento.

4) ¿Cuáles son tus obligaciones familiares?

Una sola persona sin familia que vive en la misma ciudad tiene diferentes compromisos de tiempo con la familia que alguien cuidando de sus propios tres hijos y padres envejecidos.

Por supuesto un padre soltero tiene una carga más grande que dos padres que comparten responsabilidades.

5) ¿Cuántas obligaciones sociales tienes?

Algunas personas son muy activas con organizaciones de voluntarios, grupos de iglesias, grupos de jóvenes y otros grupos sociales.

Las personas que tienen múltiples obligaciones sociales necesitan organizarse el tiempo de manera diferente que las personas sin obligaciones sociales fuera del deporte.

6) ¿Cuánto tiempo de inactividad o recuperación tienes en cada día y semana?

Demasiados atletas «engañan» al dormir. Una frase muy conocida es: «Podré dormir cuando esté muerto.» Bueno, no podrás obtener buenos resultados y disfrutar cuando estés muerto, y esas actuaciones estelares no vienen sin un descanso adecuado.

Los períodos de sueño y recuperación son necesarios para que el cuerpo absorba los beneficios de un entrenamiento intenso. Debes planear periodos de recuperación de alta calidad.

7) ¿Cuál es tu historial de lesiones y enfermedades?

Las personas que están tratando con lesiones viejas o actuales necesitan un plan de entrenamiento diferente a alguien que tiene la salud a prueba de balas.

Por supuesto, las personas que se están recuperando de una enfermedad viral o bacteriana reciente tienen diferentes necesidades de entrenamiento que una persona sana.

8) ¿Qué tan físico es tu trabajo?

Si pasas de ocho a diez horas cada día haciendo un trabajo muy físico (bomberos, entrega de correo, servicios militares, construcción, etc.), sus necesidades de capacitación son diferentes a alguien que trabaja por cuenta propia y se sienta frente a un ordenador a lo largo de todo el día.

9) ¿Cuánto tiempo tienes disponible para entrenar?

La gente a menudo piensa: «si salgo del trabajo a las 17:00 horas así tengo tres horas para entrenar cada día, con el fin de terminar todo a las 20:00 horas y tengo tiempo ilimitado en los fines de semana».

Cuando se considera el tiempo de entrenamiento real, asegúrate de considerar todos los elementos mencionados anteriormente, el tiempo de desplazamiento, la preparación antes del entrenamiento y la limpieza después del entrenamiento.

Una vez que  consideres todo lo que tienes que hacer cuando vas a entrenar descubrirás que no entrenarás 3 horas si no que tendrás solo una hora, como máximo, en tres noches por semana.

Afortunados son aquellos de vosotros que tienéis amplias horas para el entrenamiento y la recuperación, además del lujo de tiempo de entrenamiento flexible, mejor clima y  condiciones de luz del día.

10) ¿Qué edad tienes?

Ningún atleta se considera «viejo», pero el hecho es que a medida que envejecemos, nuestra recuperación no es tan rápida como una persona joven de menos de 30 años de edad.

El volumen general de entrenamiento y la intensidad que trae consigo mejoras en las metas deportivas difieren para una persona de 25 años en comparación con una de 65 años.

Si elaboras tu propio plan de entrenamiento, asegúrate de considerar los factores de estilo de vida que puedan afectar en el entrenamiento, la recuperación y el rendimiento.

El realizar un plan de entrenamiento desde cero puede ser muy complicado, a continuación de dejamos un enlace en el cual encontrarás diferentes planes de entrenamiento listos para empezar, también te recordamos que puedes ajustar ligeramente el volumen, la intensidad y la frecuencia de los entrenamientos para satisfacer tus necesidades personales.

Nos vemos en los entrenos!!