Cuándo sustituir nuestras zapatillas de correr

Ultimo triatleta zapatillas

Si  preguntamos a las grandes marcas de zapatos cada cuánto debemos reemplazar nuestras zapatillas de correr, nos dirán de 400 a 800 kilómetros dependiendo del zapato.

El problema es que hay poca evidencia para respaldar la necesidad de un reemplazo tan frecuente y las recomendaciones de los entrenadores y expertos a los usuarios a varían muchísimo.

Te puede interesar:  Las mejores zapatillas para correr

Personalmente no sigo las directrices que normalmente dan las compañías de calzado, pienso que solo quieren vender y vender más sin importarles si el zapato realmente puede seguir utilizándose o no, pero claro, esto es una opinión personal.

Mis reglas son muy fáciles de seguir y mucho más económicas: si los zapatos se deshacen o se desgastan por el fondo, es hora de un nuevo par generalmente más de 1000 kilómetros.

El mito del kilometraje

Es evidente que la vida útil de un zapato depende realmente del corredor, los hombres más grandes generalmente gastan los zapatos más rápido que los hombres más pequeños, ya que el peso extra comprime la espuma EVA interna de los zapatos más rápidamente.

Del mismo modo, las personas que tienen una técnica menos eficiente que golpean el pavimento con cada paso tienden a desgastar los zapatos más rápido que aquellos que son lo hacen de forma correcta y uniforme.

El terreno por donde corremos

Es un aspecto clave

El terreno accidentado o el asfalto suelto desgarra los zapatos más rápido que los senderos de hierba.

Hay pocos estudios sobre ellos, pero uno realizado en 2011 y publicado en Footwear Science​ demostró  que los zapatos de alta calidad mantienen una buena estabilidad funcional y amortiguación después de 1.000 kilómetros, concluyendo que «la vida útil de una zapato de alta calidad sea mucho mayor de 1.000 kilómetros «.

Eso son buenas noticias si eres un corredor con un presupuesto bueno.

Y para aquellos que piensan que los zapatos más viejos conducen a las lesiones corrientes, la evidencia es bastante pequeña, también.

Un artículo de 2003 publicado en el British Journal of Sports Medicine reconoce una correlación entre la edad del zapato y la lesión en la carrera, pero señala que no hay una evidencia clara, ya que no se contabilizaron factores contribuyentes como lesiones anteriores y experiencia de carrera.

En cambio hay personas que corren con diferentes zapatillas, en diferentes distancias, terrenos e intensidades.

Todas esas zapatillas dan a las piernas una mayor varianza en las cargas, por lo que al cambiar regularmente de zapatilla, se reduce el riesgo de lesiones relacionadas con la carrera, independientemente de cuántos kilómetros realices con cualquier zapatilla.

Por supuesto, eso no significa que puedes comprar unas zapatillas y usarlos para siempre. Al igual que los neumáticos, las zapatillas se van gastando y hay que cambiarlas.

Y a menudo es invisible, puede que la amortiguación interna pierda su «pelusa» antes de las características visualmente exteriores, como la banda de rodadura.

Artículo relacionado: Qué beneficios tienen las medias de compresión 

Lo que te voy a decir quizás no suene no muy científico pero debes cambiar tus zapatillas cuando veas que no te sientes bien con ellas.

Así que tal vez en lugar de centrarte en cuántos kilómetros has acumulado o cuántos años tienen tus zapatos, debes ponerte esas zapatillas y preguntarte:

«¿Me siento cómodo?» Si la respuesta es un «sí» titubeante  o si no estás seguro, probablemente es hora de ir a la tienda a comprarte unos nuevos.

Si es así aquí puedes ver unos modelos interesantes.