¿Qué es el éxito?

En cada carrera sólo hay tres premios. Para el primero, para el segundo y otro para el tercero. Así que a menos que solo haya tres personas que compitan, no hay manera de que todos podamos tener un premio. Así que si no ganamos, si no subimos al podio, ¿no tenemos éxito?

Es algo que siempre lo he tenido en mi mente ¿Soy exitoso? ¿Consigo el éxito si logro un podio o en hacer mi mejor marca personal? ¿Soy el mejor por ganar alguna vez una carrera? ¿Cómo me ve la gente? ¿Qué es el éxito?

Como profesor veo muchos alumnos con la misma pregunta.

Por supuesto que los profesionales cuando corren tienen sus propios objetivos y se esfuerzan por ser los mejores en su deporte.

Quieres ganarte la vida, pagar las facturas, lo cuál no es fácil en este deporte. Quieren hacer podio para conseguir dinero o cumplir con los objetivos de los patrocinadores.

Al final ellos cobran por su rendimiento. Algo que no funciona en un trabajo normal o empresa, porque simplemente no hay manera de llevar un negocio sólo pagando a las personas que tienen el mejor rendimiento (lo sé, hay algunas formas de hacerlo, pero pienso que como en el deporte en ningún sitio).

Te puede interesar: ¿Por qué haces triatlón?

Pero el éxito y / o el rendimiento es tanto subjetivo como objetivo.

El lado objetivo es simple 1º, 2º y 3º. El lado subjetivo es más complicado.

Mi mejor rendimiento está limitado por mí mismo. No soy Gomez Noya o Mario Mola, ojalá, aunque me esfuerzo por llegar a ser tan bueno o incluso mejor que lo son ellos, pero tal vez no tenga el mismo talento físico o mental, incluso el tiempo necesario.

Quiero hacerme mejor, más fuerte y más rápido. Yo nunca he estado en el podio en una carrera, pero para mí el haber quedado entre los 50 primeros sí ha sido un éxito.

El éxito como atleta amateur es algo que no necesitas medir a través de otras personas. Hay que tener en cuenta las limitaciones que tenemos todos. Lo que pasa es que simplemente no las conocemos.

Cuando competimos en carreras populares u otro tipo de carreras, nos podemos estar enfrentando a personas profesionales o futuros profesionales, o personas que trabajan 50 horas semanales, contra personas que tienen hijos o un recién nacido que la noche anterior no les dejó dormir y tienen que hacer malabares para poder entrenar.

Incluso para ellos solo el terminar es un éxito.

Por difícil que sea, quiero que reflexionéis sobre vuestro propio rendimiento. Buscando vuestro propio éxito.

Como llegar a esa línea de meta de un triatlón completo por primera vez. En una pieza. Acabar para tomar una cerveza con la familia después. Eso me hace muy feliz y estar orgulloso. Lo veo como un éxito. O conseguir rebajar mi tiempo personal en 15 minutos, aunque no sea lo suficiente para llegar al podio.

«No valores el éxito, valora el esfuerzo» (Anxo Pérez)

Pensad que os habéis esforzado al máximo, así que no te sientas culpable porque alguien más estuvo mejor que tú ese día. Celebra tu progresión.

Pero el éxito también podría significar superar el miedo. Miedo por una distancia, o una cierta carrera. He experimentado eso. Hacer el 101km de Ronda hace dos años fue mi carrera del miedo. La carrera de mi vida. La carrera donde quieres tener el mejor rendimiento.

Temía la línea de salida, porque tenía miedo a fallar. Para mis amigos y familia. Quería hacerlos sentir orgullosos.

¿Y si no puedo? Finalmente lo conseguí. Y aunque no gané, lo celebré como si la hubiera ganado. Fue mi éxito de superar el miedo.

Antes de la carrera, durante la carrera, e incluso después de la carrera, celebrando mi éxito con las personas que me importan.

Te puede interesar: Así compite el cerebro de un corredor

El éxito no se mide por los podios. Por supuesto, se ve muy bien en los datos clasificatorios de la carrera, pero eso no es el éxito.

Eso no siempre refleja el esfuerzo. Quizás para el resto del mundo, pero para mí no.

El éxito está en sacar lo mejor de sí mismo, de superar los momentos difíciles durante la carrera, de vencer a tus miedos y sombras.

Tú haces tu propio éxito, no los demás.

Te puede interesar: Saliendo del túnel