Los hábitos claves de los triatletas de élite

Muy a menudo escucho hablar de los triatletas de élite como «Los elegidos por Dios genéticamente», «talentos por naturaleza» o cualquier otra frase que les sirve para diferenciarlos del resto de los mortales.

Si bien es cierto que hay algunos «aspectos» que separan a los triatletas de élite de la parte media y baja de los que practicamos triatlón, la genética rara vez es una de ellas.

De acuerdo, sí, lo admito, todos tenemos un amigo que puede hacer cualquier deporte y sobresalir sin mucho trabajo.

Eso es genética.

El debate continúa sobre cuánto juega el papel de la genética en el rendimiento deportivo, pero una cosa es cierta: en el 99,9% de los casos, si no hay un trabajo detrás en triatlón, la genética tiene poco que hacer.

De hecho, puede destruir aquellos triatletas «naturalmente talentosos» con el tipo correcto de trabajo, una mentalidad adecuada y algunos hábitos saludables.

Como es el caso de algunos triatletas de élite que ellos mismos lo reconocen:

«El entrenamiento duro triunfa sobre el talento cuando el talento no puede trabajar duro».

A continuación te muestro unos hábitos comunes que la gran mayoría de triatletas de élite comparten, rasgos que he visto en muchos, muchos atletas que continúan produciendo resultados excepcionales a pesar de no tener ese talento natural.

Los hábitos de un deportista de élite

Son consistentes



Un ciclo de entrenamiento adecuado funciona por una razón. Dentro de los meses y semanas previos a una carrera importante, hay un período de construcción de base, una fase pico y una puesta a punto. A esto lo llamamos periodización

Dentro de esas fases, cada semana tiene un objetivo de entrenamiento específico: construcción, descarga, resistencia, velocidad o cualquier combinación en ellas.

Con frecuentes cambios de horario, entrenamientos perdidos o entrenamientos no programados como el conocido «modo héroe» (aquellos entrenamientos, sí entrenamientos, que muchos intentan batir un récord o lograr una meta loca de distancia / tiempo, en un día de recuperación). ), el cuerpo no se adaptará efectivamente al entrenamiento.

Con estas irresponsabilidades perderás los objetivos de los macro / micro-ciclos. En estos casos, los triatletas pueden llegar al día de la carrera con exceso de entreno o poco preparados.

Por otro lado, seguir un plan de entrenamiento eficaz de manera consistente, muchas veces durante un período de algunos años (muchos que empiezan quieren conseguir en dos meses lo que otros consiguen en años ) desarrolla el estado físico, la resistencia, la fuerza y ​​la velocidad a niveles sorprendentes.

No existe ningún truco. Todo se reduce a mostrar y hacer la cantidad correcta de trabajo en el momento adecuado.

Te puede interesar: Planes entrenamiento para triatlón

Tienen un objetivo

Cada entrenamiento debe tener un objetivo. Si no hay un propósito para un entrenamiento, entonces es una pérdida de tiempo.

A veces puede ser perjudicial si hacemos entrenamientos sin un objetivo porque es tiempo que estamos perdiendo en descanso o recuperación. Hay muchos objetivos diferentes para los entrenamientos, incluyendo la construcción de resistencia, recuperación, velocidad, pruebas de nutrición, simulación de carrera, entrenamiento mental, etc.

Los triatletas de élite entienden el propósito detrás de cada entrenamiento que hacen. Si no tienen un objetivo para hacer un entrenamiento, se recuperarán o harán otra cosa.

No hay kilómetros basura

Entienden que cada entrenamiento tiene su lugar en la imagen más grande. Es una pieza en el rompecabezas hacia una meta a largo plazo. Por esa razón, ellos conocen los conceptos vitales detrás de cada entrenamiento y se enfocan intensamente en ese propósito en la práctica.

Conocen sus cuerpos

Todas las personas tienen diferencias en cuanto a la forma en que toleran y se adaptan a los insumos de entrenamiento / dieta.

No existe una fórmula secreta única que funcione para todos, pero existe una fórmula secreta individual para todos. Es solo cuestión de encontrarla.

Esto requiere aprender y entender tu cuerpo.

Incluye todo, desde saber en qué alimentos crece tu cuerpo (sugerencia: no es Oreos), qué tipo de entrenamiento te funciona, cuánta recuperación necesitas, así como tus requisitos emocionales / psicológicos.

Los atletas de élite conocen bien sus cuerpos y aprovechan este conocimiento para aplicar el entrenamiento que les funciona a su éxito general.

Tienen fe en sí mismos

No solo la fe en que pueden completar el triatlón, sino la absoluta certeza de que tienen lo necesario para convertirse en los mejores de su clase.

Esto es lo que los hace extraordinarios. Incluso si aún no han conseguido los resultados para respaldar lo que piensan, creen sinceramente que tienen la capacidad de lograrlo.

Están seguros de que pueden conseguir esos resultados con el tipo correcto de trabajo. Saben que pueden ganar la carrera o convertirse en campeones del mundo.

Por otro lado, muchos otros establecerán límites en sus propias mentes. Lo escucho con demasiada frecuencia en las categorías de grupos de edad, «Nunca podría ser tan rápido», » esas personas están en otra liga «.

Sin embargo, en realidad, cualquiera de nosotros tiene la capacidad de convertirse en uno de los mejores de nuestra clase.

Después de todo, todos compartimos un vínculo común;

Todos comenzamos con un solo paso.

Tienen paciencia

Los triatletas de élite entienden que las ganancias en el estado físico, especialmente en la punta de la lanza, no siempre ocurren de la noche a la mañana.

Llevan tiempo y paciencia, a veces muchas semanas, meses e incluso años. PERO cuando suceden, su entrenamiento y carreras se mueven a un nivel completamente nuevo.

Lograr esto requiere paciencia. Se necesita hacer el trabajo día tras día (con coherencia).

Se necesita hacer la mayor parte del trabajo a un ritmo molesto y fácil para que el otro 10% del trabajo se pueda hacer realmente difícil. Los resultados vienen a veces rápidamente, a veces lentamente, pero vienen con paciencia y consistencia.

Tratan la nutrición como su «primera disciplina»

Aquellos en las filas de élite son conscientes de que su rendimiento físico es tan bueno como los alimentos que están poniendo en sus cuerpos.

Saben que lo que comen tiene un efecto directo en su rendimiento.

Por lo tanto, solo comen alimentos que pueden mejorar su rendimiento. Esto es altamente individual, por supuesto, pero la clave es aprender y saber qué funciona y qué no. Esto lleva a la adaptación a través de prueba y error.

Hacen que el entrenamiento y las carreras sean una prioridad.

¿Significa esto que descuidan a sus familias, el trabajo y la vida social y dedican todo su tiempo a la religión del triatlón? ¡Absolutamente no! Por el contrario, muchos triatletas de élite pueden ser algunos de los mejores padres / madres y personas muy productivas.

¿Cómo encuentran tiempo para ser una gran familia, grandes en su trabajo, y sobresalen en el triatlón? Se vuelven creativos.

Debido a que priorizan la salud y la forma física, saben que tendrán que administrar su tiempo de manera efectiva para aprovechar al máximo su formación, su familia y su vida laboral.

A veces esto significa despertarse antes de la salida del sol, pero lo que es más importante, significa encontrar soluciones al problema de la administración del tiempo.

Esto puede incluir trabajar mientras está en el rodillo, usar los descansos para almorzar para correr rápidamente, preparar toda su comida para la semana, incluir el tiempo de la familia al tiempo de entrenamiento, desplazarse para trabajar en bicicleta, etc.

El hecho es que todos tienen las mismas 24 horas en un día. Si realmente priorizas tu entrenamiento, encontrarás soluciones creativas en lugar de excusas.

Saben cómo recuperarse.

Todos sabemos que la recuperación es importante para el entrenamiento de triatlón, pero la mayoría de las veces esta filosofía se habla y no se practica.

Las personas con personalidades de tipo “A” desean superar el dolor o el agotamiento para obtener la mayor cantidad de entrenamiento posible, cuando en su lugar deberían dedicar parte de ese tiempo a recibir un masaje, tomar un baño de sal, sentarse con botas de recuperación o dormir.

Nosotros, como cultura, elogiamos la idea de levantarnos temprano y sobrevivir durmiendo poco, aunque no sea bueno para nosotros. Los triatletas de élite entienden que no es durante el entrenamiento que se producen ganancias en el estado físico, es durante la recuperación .

Lo bueno de todos estos hábitos es que pueden ser adoptados por cualquier persona.

Parte del proceso de aprendizaje en este deporte debe ser educarse a sí mismo para desarrollar hábitos ganadores como los anteriores, para rendir al máximo.

Estos son solo algunos de los hábitos que practican los triatletas de élite, y hacen una gran diferencia en el rendimiento a largo plazo.

Nos vemos en los entrenos!!

Te puede interesar: