Claves para ser un corredor de éxito

Algunos corredores parecen que han nacido para correr: siempre están sanos, corren bien y disfrutan cada momento de su entrenamiento. ¿Pero cómo lo consiguen?

Los corredores de éxito son simplemente personas de hábito. Siguen una rutina constante, además de una estrategia que les permite aprovechar al máximo su entrenamiento sin lesionarse o cansarse por excederse en el trabajo.

A continuación os dejamos cuáles son las claves de éxito más valiosas para convertirte en un corredor más rápido, más saludable y más feliz.

La constancia es el secreto del éxito

Los corredores exitosos saben que no solo se trata de una semana de entrenamiento, o sesiones de velocidad o realizar muchos kilómetros para tener éxito. La auténtica clave, y si eres impaciente, no te va a gustar,  es el valor total de ese trabajo, mes tras mes, es lo que realmente importa.

No hay mayor secreto que ese, la constancia. Y cuando se trata de cada elemento de entrenamiento: volumen general, sesiones de velocidad, carreras largas, trabajo de fuerza, prevención de lesiones, ejercicios, la constancia en el tiempo es muy importante.

Los corredores de éxito saben que un poco es mejor que nada. Analizan su entrenamiento y lo completan tanto como sea posible.

Mantén un registro de entrenamiento con detalles no solo sobre la distancia y el ritmo, sino sobre cómo te sentiste, dónde corriste y sobre el entrenamiento

Esta información puede actuar como una señal de advertencia antes de una lesión o como un plan para lo que funciona con tu entrenamiento y carrera.

Registrar, medir y analizar te ayudará a conseguir el éxito.

Artículo relacionado: Mejores zapatillas para correr

Para correr, primero deberás Calentar

Un calentamiento adecuado te ayudará a correr de muchas maneras:

  • Mejora el rendimiento y te ayuda a correr más rápido
  • Reduce la probabilidad de lesiones
  • Te hace sentir mejor cuando comienzas a correr
  • El calentamiento dinámico es mucho más efectivo que el estático.

Consistirá en movimientos y ejercicios de fuerza que aumentarán tu frecuencia cardíaca y el rango de movimiento,  prepararando el cuerpo para correr.

Un conjunto de ejercicios dinámicos de calentamiento puede tomar solo de 5 a 10 minutos y debe hacerse justo antes de salir a correr.

Este hábito simple tiene grandes beneficios, toma solo unos minutos y te prepara para el éxito.

Te puede interesar: Mejores estiramientos para correr

Los días de carreras suaves deberían ser SUAVES

Un error común entre muchos corredores, es correr todas sus carreras al mismo ritmo. Debes saber diferenciar que los días más duros deberían ser así, duros, mientras que los suaves deberías también respetarlos.

Muchas veces a los corredores les cuesta correr a un ritmo suave en un día de recuperación. ¡Pero ese es el objetivo!

Al polarizar el entrenamiento en días muy difíciles y muy suaves, priorizamos la aptitud física en esos días difíciles mientras maximizamos la recuperación en los días más suaves. Es la forma más eficiente de conseguir una mejora de la aptitud.

Pero con demasiada frecuencia, los corredores se pueden sentir motivados en un día de recuperación y no respetan esa recuperación, aumentando el riesgo de lesiones y posiblemente sacrificando la calidad de una próxima sesión de larga distancia o de velocidad.

Artículo relacionado: Mejores planes de entrenamiento para correr

La recuperación también forma parte del entrenamiento

Además de correr de manera suave, descansar adecuadamente también es fundamental para el éxito a largo plazo porque sin un descanso adecuado, el cuerpo no se adaptará a todo el entrenamiento que estás haciendo.

Hay dos formas de priorizar la recuperación:

Primero, asegúrate de dormir correctamente por las noches. Aquí es cuando tu cuerpo repara, fortalece, adapta y recupera.

El sueño adecuado es esencial para que su cuerpo se recupere y entrene de manera efectiva. Tu Objetivo será dormir de 7 a 8 horas.

Además de dormir lo suficiente, tomarse un tiempo de desconexión también te ayudará a reducir las lesiones, el riesgo de agotamiento y perder la motivación.

Aunque parezca contradictorio, tomarse bloques de 1-2 semanas a lo largo del año es una forma útil de garantizar que tu carrera se mantenga viva.

Concéntrate en la fuerza después de cada carrera

Los corredores de éxito rara vez sufren una lesión, se enfocan regularmente en hacerse más fuertes y no solo en ganar resistencia.
Una forma simple de incorporar trabajo de fuerza específico para un corredor a tu entrenamiento es «emparejar» tus carreras entre un calentamiento dinámico antes de la carrera y una rutina de fuerza o core posterior a la carrera.

Esta práctica tiene varios beneficios:

  • Los ejercicios de core mantienen la postura correcta mientras corres.
  • Los músculos más fuertes soportan mejor las fuerzas de impacto cuando corres (reduciendo el riesgo de lesiones).
  • Siempre sabrás si una carrera está completa si está «intercalada»
  • Los corredores que tienen muchas lesiones deben comenzar esta práctica de inmediato.

No importa qué tipo de corredor seas, ya seas nuevo o un ultramaratonista de trail con experiencia, estos hábitos tienen el potencial de convertirlo en un corredor más rápido, más fuerte, menos propenso a las lesiones, más feliz y más consistente.

Te puede interesar: Mejora tu técnica de carrera