Cómo y qué partes de tu bicicleta lubricar

cadena bici oxidada

Mantener los diferentes componentes de la bicicleta correctamente limpiados y lubricados es crucial para un buen rendimiento y mantenimiento de nuestra bicicleta.

La lubricación protege las partes móviles del desgaste excesivo causado por la fricción, evita que se «congelen» y ayuda a mantener a raya la oxidación y la corrosión.

Ten cuidado, sin embargo, el exceso de lubricación puede provocar un mal rendimiento y daños en nuestros componentes (el exceso de lubricante atraerá la suciedad y otras partículas abrasivas).

Info

Como regla general, el exceso de lubricante siempre debe limpiarse cuidadosamente antes de montar en la bicicleta.

Al lubricar tu bicicleta,  todo lo que tienes que buscar son las partes móviles, donde las piezas de metal se mueven entre sí.

Utiliza un lubricante ligero como estos, especialmente formulado para bicicletas y no cualquier engrasador viejo que encuentres en tu garaje o trastero.

El lubricante demasiado líquido se disipará rápidamente y no se detendrá; El Aceite o lubricante que es demasiado denso atraerá mucha suciedad.

¿Qué partes de mi bicicleta debo lubricar?

La cadena

Tu cadena es la parte motriz principal de la bicicleta y la que necesita más amor y lubricación frecuente.

Si realizas salidas en condiciones polvorientas o fangosas, debes limpiar la cadena regularmente.

Conjuntos de desviadores

Los desviadores son lo que mueven la cadena entre los engranajes cuando se cambia de marcha. Estos conjuntos están formados por una serie de pequeñas piezas móviles, incluyendo dos ruedas de polea pequeñas.

Si quieres mantener estos limpios y lubricados para que no se oxiden o se vuelven rígidos, cambia los engranajes mientras giras los pedales para que puedas ver cómo funcionan los desviadores y luego aplica lubricante a las partes móviles, incluidos los puntos de pivote de los conjuntos.

Cables de freno y desviador

Estos cables controlan el funcionamiento de tus frenos y te permiten cambiar de marchas.

Si se oxidan o les falta lubricación, no serás capaz de frenar correctamente o cambiar sin problemas. Y eso es un gran problema.

Compruébalos con frecuencia, especialmente si se conduce en condiciones polvorientas o húmedas y vuelve a lubricar según sea necesario con unas gotas de aceite.

Palancas del freno y de cambios

Situadas en el manillar, estas palancas son cruciales para frenar y cambiar los engranajes.

Aplica una gota o dos de aceite en los puntos móviles de las palancas y los ajustadores para mantenerlos correctamente.

Luego limpia cualquier exceso de aceite para evitar que atraiga polvo.

Conjuntos de frenos

En los conjuntos de frenos (montados en el bastidor en la rueda delantera y trasera) coloca unas gotas de aceite en las piezas móviles que vea.

Si tienes problemas para reconocer estos puntos móviles, puedes apretar las palancas de freno, observar de cerca y ver dónde se mueven.

En cualquier lugar que estas piezas de metal se muevan el uno contra el otro es un buen lugar para lubricar.

¡¡Ten mucho cuidado de no poner aceite en las pastillas de freno. Eso hará que no frenes!!

Pedales

Pon unas gotas de aceite en la parte donde tu pedal se encuentra con el cigüeñal . Una vez más, se céntrate en poner el aceite en la parte móvil que gira alrededor del eje, que los tornillos en el cigüeñal.

Nos vemos en los entrenos!!