Para un ciclista o triatleta no es un juego que se tome a la ligera la elección de los pedales y calas automáticos para su bicicleta. Además, para escoger entre los distintos productos de este tipo disponibles en el mercado hay que tener en cuenta la modalidad del ciclismo que practiques.

En cada modo de ciclismo se emplea unos pedales y calas automáticos determinados

La selección no debe tomarse a la ligera, puesto que estos elementos son unos de los puntos principales con los que tienes contacto con la bicicleta. Además, es a través de ellos que aplicarás la potencia necesaria que te permitirá avanzar en el camino.

pedales y calas automáticos para tu bicicleta

Es por esa exacta razón, que este post está dedicado a guiarte en los aspectos más relevantes de los pedales y calas automáticos. De esta manera estarás totalmente seguro cuando quieras adquirir los tuyos. ¡No esperes más, y sigue leyendo!

Pedales y calas automáticos para bicicleta

Como se dijo anteriormente, la adquisición correcta de este tipo de productos dependerá mucho del modo de ciclismo al que te dediques, pues hay una gran diversidad. Estos mecanismos son algo modernos y se ha comprobado su cooperación en el rendimiento de carrera. Puede que al principio cueste adaptarse, pero con practicar unos pocos días podrás manejarlos con facilidad.

Esta innovación es motivada por la mecánica de los pedales que se utilizaban anteriormente, donde venían con calapiés, rastrales o correas para sujetar el calzado al pedal.

Tal como lo leíste, el pie solía ser atado al pedal causando incomodidad de conducción, pérdida de equilibrio e incluso una grave caída.

En consecuencia, los expertos en zapatillas para ciclismo crearon un sistema de ajuste automático que integran calas en el calzado permitiendo un anclaje óptimo al pedal.

Pedales Shimano SPD y SPD-SL

Como seguramente ya sabrás, Shimano es una de las marcas líderes en la fabricación de estructuras y accesorios en el mundo del ciclismo. En el año 1990 se encargó de lanzar al mercado los pedales SPD, los cuales marcaron tendencia en su momento. Al día de hoy siguen manteniendo su popularidad entre los consumidores debido a su automatismo y versatilidad en el campo.

Los pedales Shimano SPD tipo estándar, por sus siglas Shimano Pedaling Dynamics, usan un accesorio de cala con dos pernos. Es un sistema bastante sencillo que entra en funcionamiento al montar la cala en las suelas de tus zapatos. Esto garantiza el adecuado acoplamiento con una serie de grapas y resortes que se encuentran en una de las caras del pedal.

Te da la opción de deslizar el pie hacia adelante o hacia atrás hasta que tengas el ángulo y la posición que te sea más cómoda.

Su uso está orientado principalmente para el ciclismo de montaña, de grava, todoterreno y ciclocross. Aunque claro, el uso de los tacos y pedales SPD tipo estándar también suelen usarse para la carretera, triatlón y otras modalidades.

Diferencia entre SPD y SPD-SL

Teniendo en consideración lo explicado antes sobre los pedales SPD, cabe señalar que la diferencia principal con relación a las SPD-SL es que estas últimas están destinadas para el pavimento. Además, su diseño es singular y se compone de un sistema de clip.

Por otro lado, la cala Shimano SPD-SL emplea un accesorio de zapatilla de forma triangular de tres pernos. Asimismo, tiene la ventaja de trabajar con varios niveles de flotación, entendiéndose que es el grado en que tu pie puede pivotar y rotar al estar sujeto al pedal.

En ese sentido, se tiene tres niveles de flotación:

  • SPD-SL con puntas rojas: El nivel es 0º, es decir, totalmente fijo.
  • SPD-SL con punta azul: El nivel es 2º, ligeramente sutil.
  • SPD-SL con punta amarilla: El nivel es 6º, mayor movilidad.

Uso de los pedales Shimano SPD-SL

Este tipo de pedales suele usarse principalmente para la conducción en carreteras pavimentadas, y la razón se basa en su estructura. Pues bien, los SPD-SL cuentan con un único lado por el cual puedes enganchar el pie al pedal. Esto se presta para que muchos ciclistas los prefieran usar al momento de practicar ciclismo sobre los senderos pavimentados.

En cambio, los pedales SPD estándar te permiten enganchar los pies a ambos lados del padal proporcionando un valor extra de ajuste y acoplamiento. Es precisamente, esto último lo que hace de este mecanismo una estructura perfecta para pedalear en terrenos montañosos.

Vale la pena acotar, que los pedales y calas automáticos SPD-SL disponen de un diseño y funcionamiento parecido a otros modelos de 3 pernos.

Esta característica es típica en los pedales LOOK y Time.

Trabajan de una manera bastante similar, teniendo algunas diferencias en lo concerniente al factor calidad – precio y peso.

conoce los pedales y calas automáticos para bicicleta

Pedales Look

Al momento de querer adentrarse en la práctica del ciclismo de ruta hay que tener muy presente el tipo de pedales y calas automáticos necesarios.

En este ámbito, entran en juego los que se conoce como las calas tipo Look, estas se caracterizan por presentar tres orificios. Su nombre se debe justamente a la empresa que fue pionera en implementarlas.

En comparación con los pedales y calas automáticos mencionadas previamente (2 orificios), las Look son de un tamaño un poco más grande. Estas dimensiones llegan incluso a sobresalir de la suela del calzado, además están construidas de plástico.

Un punto fuerte del “gran tamaño” es que te brinda más espacio para que apliques la fuerza necesaria sobre el pedal cuanto se amerite. Esto te brinda mayor comodidad de conducción, así como seguridad durante las cargas de gran tensión al manejar tu bici de ruta.

Ahora bien, si no eres un ciclista profesional, o sueles subirte y bajarte de la bicicleta muy a menudo, lo recomendable es usar calas de 2 orificos. La razón es que con ellas puedes manipular los pedales con más facilidad, pudiendo entrar y salir sin problemas.

Teniendo en cuenta el nivel de flotación así como la libertad de movimientos, hay tres tipo de pedales Look:

  • Negras: No ofrecen ningún movimiento a los lados, ya que el angulo lateral es de 0º. Están orientadas para ciclistas profesionales.
  • Grises: El nivel de flotabilidad es de 4,5º, en general son las más utilizadas.
  • Rojas: El ángulo que ofrece es de 9º, por lo que hay mayor libertad de movimiento. Es por esta razón que se recomiendan principalmente para ciclistas principiantes o para quienes tienes lesiones y requieren de cierto descanso.

Pedales y calas automáticos Look y su uso en la carretera

Los pedales y calas automáticos Look además de tener un estilo bastante parecido al de Shimano SPD-SL, están disponibles en tres colores. Cada una de estas coloraciones cumplen con un grado de flotación especifico como lo pudiste notar en el punto anterior.

Son esas características tan distintivas las que convierten a estos pedales en la opción perfecta para quienes quieren pedalear en el pavimento. Esto incluso, tiene la ventaja de ayudarte a mejorar tu rendimiento, aunque claro, contrariamente no son los mejores para caminar.

Pedales Speedplay

La mecánica de estos pedales y calas automáticos es muy diferente a de las marcas Shimano y Look. En lugar de que la cala del calzado se acople al pedal, aquí sucede lo contrario, pues es el pedal el que se ensambla en la cala.

No cabe duda, de que gracias a ese diseño tan singular tienes más superficie de apoyo, además de distintas opciones de ajuste. No obstante, el talón de Aquiles de los pedales Speedplay es su elevado coste.

Este tipo de pedales suele usarse principalmente para el ciclismo de carretera, así como en competencias de triatletas. Tienen un diseño dirigido al aerodinamismo y la adecuada transmisión de potencia, son muy cómodos y con buen grado de ajuste.

Funcionalidad de los pedales y calas automáticos Speedplay

A pesar de que todos los pedales tienen un estilo único, lo que atrapa a muchos atletas se encuentra en las calas Speedplay. Estas se ajustan muy fácilmente con una llave Allan que le proporciona a los ciclistas un ajuste preciso del nivel de flotación con que quieren trabajar.

Dicho así, ellos mismos establecen el inicio y fin de la activación del pedal con un simple movimiento rotativo hacia adentro y hacia afuera.

Por lo general, los ciclistas profesionales bien experimentados saben exactamente el nivel de flotabilidad que les resulta más cómodo al pedalear. A ciencia cierta, este tipo de pedales funciona muy bien con una mínima cantidad de flotación, proporcionando una conducción más segura y confiable.

Asimismo, se caracterizan por poseer una resistencia indiscutible y larga vida útil.

Consejos para el mantenimiento de los pedales y calas automáticos

  • Mantén una lubricación constante de los tornillos de fijación de la cala.
  • Para evitar que las calas se desgasten tan rápido, procura limpiarlas con un cepillo.
  • Para mantener la oxidación al margen, no guardes las calas mientras estén mojadas.
  • Luego de terminar cada una de tus salidas, tómate un tiempo para revisar el estado de las calas. Si hay índices de desgaste lo mejor es que las reemplaces, puesto que puede romperse en plena carrera y traerte serios problemas.
  • No ajustes las calas con poco nivel de flotabilidad, a menos claro que seas todo un profesional. Si, por el contrario, eres un novato, esto puede causarte graves lesiones. Gradúalas según te resulte cómodo.
  • Usa pedales y calas automáticos que sean del mismo fabricante, cuando mezclas marcas te arriesgas a que no funcionen correctamente.

Información adicional de los pedales y calas automáticos

¿Qué son los pedales automáticos?

Se les dice de esa forma debido a que su diseño funciona de una manera muy parecida a un clip. En otras palabras, permiten la fijación entre el pedal y cala de la zapatilla de ciclismo.

Cómo elegir los pedales y calas automáticos para tu bicicleta

Lo esencial en este punto, es que al momento de comprar tus pedales tengas muy claro la modalidad del ciclismo que vas a llevar a cabo.

Asimismo, debes ser consciente de que es lo que esperas de este mecanismo, por ejemplo:

  • Los pedales automáticos o los de clipless se caracterizan por ser muy eficientes y de excelente calidad.
  • Los pedales de plataforma son mucho más fáciles de manipular y maniobrar.

Ahora bien, si no te decides por uno en particular y quieres recibir los beneficios de cada lado, lo recomendado es que te inclines por unos pedales de doble propósito.

Independientemente de cual sea tu elección, serciorate de que los pedales, calas y zapatillas que compres estén fabricados para trabajar con el sistema que elegiste.

Si gustas, primeramente puedes comprar tus zapatillas y pedales, teniendo en cuenta la compatibilidad entre ambos. En cuanto a las calas, en ocasiones vienen con los pedales o bien por separado.

Motivos para usar pedales y calas automáticos

Mayor eficiencia

Al usar pedales automáticos, tus pies se unen a estos y podría decirse que la bicicleta pasa a ser una extensión de tus piernas.

pedales de bicicletas

Esta unión da paso a que tu conducción sea mucho más eficiente y efectiva, alejando tu mente de los constantes movimientos que hacías con tus pies en el pedal. Permitiendo que te concentres justamente en los que sucede en el camino.

Más potencia

Cuando pedaleas, no solo tiendes a empujar el pedal hacia el suelo, sino que también tienes la posibilidad de tirar de él hacia arriba cuando está en la parte trasera. Esta facilidad te brinda mayor potencia en la carrera, con básicamente esforzarte de la misma manera.

Brindan confianza

Para los principiantes en el dominio de los pedales y calas automáticos puede parecerles algo difícil de comprender. No obstante, una vez que te acostumbres a ellos y aprendas a manejarlos, con certeza te sentirás seguro y con más confianza. Tan pronto sepas maniobrarlos, no te costará despegarte de ellos, tal como si no los estuvieras usando.

Un ejemplo vívido de ello, es que cuando conduzcas bajo la lluvia no estarás temeroso de que tu pie se resbale del pedal haciéndote perder el equilibrio.

 Otorgan más control

Al tener tus pies unidos a los pedales tendrás mayor control de la bicicleta, pudiendo poner a prueba algunas destrezas que en el pasado no era posible experimentar. Tal como sucede con el salto bunnyhop, donde en otras condiciones te sería casi imposible poder elevar la llanta trasera.

Sin embargo, con los pedales y calas automáticos este truco se realiza con más sencillez, así como dar algunos saltos difíciles con piedras. Sin duda, una herramienta bastante funcional.

Disfrutar de la misma libertad

Al usar estos mecanismos, cuentas con la potestad de decidir la cantidad de movilidad que tendrá tu pie así como la rapidez con que estimas desengancharte del pedal.

Algo típico presente en estos pedales es que vienen con diversos tornillos que sirven para ajustar la movilidad del pie.

Además de ello, puedes graduar la velocidad con la que sacarás el pie del pedal. Ten presente, que si asignas una graduación baja te arriesgas a que tu pie se libere involuntariamente. Por tanto, debes tomarte el tiempo para ajustar los niveles de flotabilidad hasta que te sientas cómodo.

Dominar los pedales y calas automáticos

Como se ha manifestado antes, saber manipular estas herramientas puede costarte un poco al principio en caso de que sea un principiante en la materia. Pero no tienes de que preocuparte, sigues estas recomendaciones y verás como en poco tiempo entras en calor y usarlos será pan comido.

Úsalos en tu casa

Esto querido amigo es por motivos de seguridad, y claro, también para evitarte momentos vergonzosos, puesto que si es tu primera vez usándolos seguramente te caerás. Es por eso que la primera recomendación es que practiques en tu casa antes de salir a pedalear al aire libre.

Procura colocar la bicicleta cerca una pared o un pasillo que te permita sostenerte en caso de que te vayas a caer de lado.

Sin embargo, si no quieres hacerlo en tu casa, intenta mantenerte alejado de los tramos pavimentados. Puedes empezar en un terreno con pasto, ya que ante cualquier caída este puede ser utilidad para amortiguar el impacto, y claro, evitar que ciertas partes de la bici se dañen.

Acoplamiento de las zapatillas a los pedales

Primeramente, colócate las zapatillas con las calas , ahora monta tu bicicleta y acopla las calas al mecanismo de enganche de la cubierta de los pedales. Si todo sale como lo esperado, a partir de ese momento el anclaje se efectuó satisfactoriamente.

Si aún siguiendo esos pasos se te hace difícil, puedes colocar la punta del pie hacia abajo en busca del pedal para lograr un enganche más rápido. Puede que no te resulte muy fácil las primera vez, incluso algunos ciclistas se ven en la obligación de aplicar un poco de fuerza para lograr un ensamble exitoso.

Desenganche de un pie

Desafortunadamente, si acoplarte a los pedales te resultó difícil, desengancharte de ellos es incluso más complicado y te llevará algo de tiempo dominar la técnica. No obstante, puedes ir mejorando poco a poco este proceso utilizando uno de tus pies como punto de apoyo.

Céntrate primero en perfeccionar la técnica en uno de los pies mientras usas el otro para apoyarte en caso de que sientas que te caerás. Luego de eso, sigue con el procedimiento en el otro pie.

Seguidamente, cuando te sientas seguro de que ya puedes hacerlo con los dos pies al mismo tiempo, procede a ello.

Desenganche total de la bicicleta

Esto es importante cuando de un instante a otro, te ves en la obligación de detenerte y quitar el pie del pedal porque sino te caerás. Sin embargo, hacer un movimiento ascendente con fuerza no es suficiente para despegarte de la cala justo cuando lo necesites.

Para esos casos de emergencia, puedes girar brevemente tu talón hacia afuera para lograr desengancharte de una manera mucho más rápida y fácil. Aunque claro, todo esto dependerá del tipo de pedales y calas automáticos que estés usando.

No es una tarea que se logre a la primera, por eso se recomienda que practiques varias veces hasta que lo hayas dominado. La meta es que puedas hacerlo de una forma natural y sin esfuerzos.

principales pedales y calas automáticos para ciclismo

Ajusta la tensión de los tornillos

Para facilitar la soltura de la cala y que esta se produzca con facilidad y rapidez puedes ajustar manualmente el sistema de enganche del pedal.

No obstante, existen calas construidas de una manera que hacen posible que el desenganche se realice fácilmente. Hacer un adecuado ajuste, es vital para evitar lesiones y garantizar la ganancia de potencia y eficiencia.

Conclusiones

Si bien, todos los pedales y calas automáticos pueden ser utilizados para practicar cualquier tipo de ciclismo, debes tener presente que por una razón existen sus distinciones.

Por tanto, al momento de comprar estos accesorios procura tener muy claro la modalidad a la cual te dedicarás y así poder elegir el adecuado para ti.

Puede que no domines estos accesorios al primer intento, y que incluso te sientas temeroso de tener que usarlo. Sin embargo, con un poco de práctica y constancia llegarás a dominarlo, hasta quedar encantado y no querrás dejarlos. ¿Qué estás esperando?