Pájara o Desfallecimiento en Corredores: Síntomas, Causas y Prevención

Pájara o Desfallecimiento en Corredores

A más de uno le ha ocurrido que en algún punto de una carrera o entrenamiento siente como le van faltando fuerzas y energías para seguir y ni hablar del temblor incontrolable.



Si aún no te ha pasado y no sabes de lo que va, pues quédate y descubrirás que es pájara o desfallecimiento, sus síntomas causas y prevención.

Es que ningún atleta se salva de sufrir en algún momento una pájara o pajarote especialmente si eres ciclista, practicante de running o saltador, por ser disciplinas que implican mucha resistencia física.

Qué es una pájara o desfallecimiento en corredores

La pájara o desfallecimiento es cuando el cuerpo agota las reservas de energía o glucógeno y ya no puede continuar con la actividad que se esté haciendo. El desfallecimiento conocido de forma científica como hipoglucemia se origina cuando el organismo tiene muy bajos niveles de glucógeno que es producido por el hígado.

Esta situación se presenta de forma inesperada en deportistas especialmente en maratonistas o corredores por la intensidad de los entrenamientos y de las competiciones.

Estos son los síntomas de un desfallecimiento o hipoglucemia

La hipoglucemia puede ser descrita como una situación donde el cuerpo se queda como coche sin combustible, esa es una analogía que le va muy bien a esta situación de desfallecimiento o hipoglucemia. El cuerpo da señales claras de que se ha quedado sin reservas de glucosa que es el combustible que provee de energía al organismo, entre los síntomas más comunes se encuentran:

  • Sensación de debilidad.
  • Agotamiento o fatiga muscular.
  • Poca capacidad de concentración.
  • Visión borrosa o nublada que se va cerrando lentamente.
  • Mareo o dolor de cabeza por falta de glucosa en sangre.
  • Sudoración o transpiración excesiva.
  • Calambres y hormigueos en los músculos.
  • Boca seca por deshidratación.
  • Cambio en el color de la piel por falta de oxigenación (piel pálida o blanca)
  • Pérdida del equilibrio o temblores.
  • Vértigo y náuseas.
  • Desmayo.

Quienes hemos pasado por esta situación al menos en la primera vez creemos que hasta ahí llegamos y es el fin de nuestra carrera.



Nada más alejado de la realidad es solo parte de la experiencia de cualquier atleta pero que bien tiene sus causas y es necesario saberlas para evitar caer literalmente en esta condición.

Cuáles son las causas de una pájara o desfallecimiento en corredores

  • Alimentación deficiente o mala alimentación. Los deportistas en especial maratonistas y practicantes de running deben comer lo suficiente para tener un reservorio de energía.
  • Deshidratación. Es necesario tomar agua y bebidas que ayudan a reponer electrolitos y sales minerales.
  • Agotamiento o cansancio. Ocasionado por entrenamientos excesivos o por no descansar lo suficiente antes de las competencias.
  • Condiciones climáticas. Tanto el calor excesivo como el frío pueden causar una pájara.

Si no quieres que te ocurra una molesta pájara es mejor tomar las medidas necesarias para que no suceda.

Cómo prevenir el desfallecimiento en el running

Si eres corredor o triatleta es importante prevenir el desfallecimiento o pájara situación que se presenta desde el running más experto al más experimentado, por eso se recomienda:

La alimentación como primera fuente de energía en atletas

Los hidratos de carbono son la principal fuente de glucosa que ayuda a producir el glucógeno en los músculos.

Si no tenemos buenos reservorios de glucógeno el cuerpo, a medida que se ejercita, tomará la glucosa de sangre causando de esta manera el desfallecimiento.

Por eso se recomienda sumar a la dieta carbohidratos en especial los carbohidratos complejos en porciones generosas, tomando en cuenta:

  • La duración del ejercicio o la cantidad de kilómetros a recorrer en la competición.
  • La intensidad del ejercicio. No es bueno sobrepasarse.
  • Ir midiendo la cantidad de calorías que consumen en los entrenamientos.

Mantente siempre hidratado

La hidratación es fundamental seguro, no es algo nuevo que no hayas escuchado, pero aun así es la principal causa de la pájara.

Se recomienda tomar tanto agua como bebidas:

  • Isotónicas.
  • Hipertónicas.
  • Hipotónicas.

Para reponer los electrolitos, las sales y minerales perdidos a causa de la sudoración. Estas bebidas actúan como energizantes ayudando a contrarrestar la fatiga y el cansancio.

Avituallamientos

Lleva siempre avituallamientos si la carrera es muy larga o si te entrenarás por un periodo muy extenso nunca estará de más una barra de energía o de cereal, una buena botella de agua o bebida deportiva.

Un consejo que he escuchado y que es bien válido para quienes practicamos el atletismo por el tema del gasto energético o metabolismo es: “comer y beber aun cuando no tengamos hambre o sed” siempre sin exagerar.

Qué hacer si me ha dado el bajón en plena competición

La marca es importante pero la salud aún más así que si nos agarra la pájara o el bajón no queda más que:

Bajar el ritmo:

Bajar el ritmo o detenerse por completo hasta estar recuperado, pero no para continuar en la competición es mejor retirarse, pues si continuas puede empeorar la situación.

Si en plena competición o entrenamiento empezamos a sentir los síntomas de bajón como la famosa tembladera, es mejor sentarse un poco y respirar o acostarse de ser necesario para estabilizarse.

Identificar por qué no has dado la pájara

Las pájaras bien que pueden darse en cualquier momento, pero siempre hay dos razones:

  • Nos faltan alimentos
  • Nos falta hidratación.

Una vez corroborada cual es la causa, come o bebe y espera pues los efectos no son instantáneos, se debe esperar por unos 10 a 15 minutos que comience a hacer efecto.

Por eso es siempre recomendable tener disponible alimentos y bebidas energéticas que son muy eficientes en estos casos.

Recomendación final

Recuerda que como deportistas es normal tener un gasto energético elevado en comparación con las personas que no hacen actividad física.

Lo mejor es contar con la asesoría profesional de médicos y nutricionistas que evalúen las necesidades según cada tipo de atleta y su disciplina.