Por qué nunca ganan los corredores que van descalzos

Por qué nunca ganan los corredores que van descalzos

¿Alguna vez has visto a un corredor descalzo ganar una carrera? No, probablemente no.

Un estudio mostró que correr con zapatos más ligeros es más eficiente que correr descalzo.

Investigadores de la Universidad de Colorado descubrieron que, a pesar de las afirmaciones y del movimiento «minimalista»,  correr con amortiguación es mejor  que correr sin zapatos en una superficie dura.

A diferencia de otros estudios anteriores que compararon la optimización de la energía cuando corríamos con calzados y sin calzado, este controló factores importantes que pueden haber sesgado los resultados anteriores.

Estos factores incluyen la experiencia de correr descalzo, el patrón de pisada, el peso del zapato y la velocidad de carrera.

Doce corredores masculinos participaron en el experimento. Todos eran experimentados corredores descalzos.

Los sujetos corrieron a un ritmo fijo de aproximadamente ocho minutos por milla en una cinta de correr bajo varias condiciones: descalzos (en realidad, usando calcetines muy finos por razones higiénicas), usando zapatillas superligeras (Nike Mayfly) y con varias cantidades de peso unido a sus pies descalzos o a sus zapatos.

El consumo de oxígeno se midió para determinar el desgaste de energía de cada condición.

Te puede interesar: Mejores zapatillas para correr

Curiosamente, el gasto de energía de correr con y sin zapatos fue más o menos el mismo. Pero cuando se les colocó una cantidad de peso igual a la de los planos de carreras en sus pies descalzos, los corredores usaron de 3 a 4 % más de energía que con las Nikes.

En otras palabras, cuando se controlaba el peso, correr descalzo era peor que correr con zapatos ligeros.

Si los zapatos ligeros tienen el mismo gasto de energía que correr descalzos, entonces debe haber algo bueno en los zapatos que contrarreste el efecto negativo de su masa. Se sospecha que probablemente fue debido a la amortiguación.

Para poner esto a prueba, se diseñó un experimento de seguimiento en el que los sujetos corrieron descalzos sobre una cinta amortiguada. Efectivamente, los corredores usaron un 1,7 % menos de energía en una cinta que estaba amortiguada con 10 mm del mismo tipo de espuma que se encuentra en las zapatillas para correr.

Según los científicos que lo llevaron a cabo, la lección que sacamos es que, para un rendimiento máximo de carrera, no solo los zapatos son mejores que ir descalzos, sino que los zapatos con un poco de amortiguación son mejores que las zapatillas sin drop, a pesar de que pesan un poco más.

Te puede interesar: Mejores planes de entrenamiento para correr