3 Claves para tu carrera de triatlón

3 claves para tu carrera de triatlón

En el entrenamiento de triatlón siempre ha habido mucho debate sobre qué disciplina hay que entrenar más, cuál es la más importante.. pero lo que está claro es que el tramo de la carrera es muy temido por muchos por razones muy legítimas.

Este es el momento en el que nos damos cuenta por completo de que la gravedad existe. 

Durante potencialmente horas, has estado dependiendo del agua o montado en una  bicicleta para mitigar el peso de tu propio cuerpo, pero ahora ya no. 

Este momento no permite la brazada, ni el deslizamiento, ni las excusas. Eres tú contra el suelo.

Esta es la razón por la cual la carrera de triatlón no debe subestimarse. 

No es raro que uno experimente una mala sensación de fatiga mental y desamparo al entrar en la T2. 

¿Por qué esta sensación nunca la tuve durante la típica carrera de entrenamiento? 

La respuesta es fácil: falta de entrenamiento. 

Pero todos sabemos que dicha reacción es demasiado genérica. Por lo tanto, debemos considerar, como estrategas que somos del triatlón,  algunas ideas sobre la logística del triatlón en la carrera.

Un Ciclismo inteligente equivale a una carrera fuerte

El entrenamiento de intensidad en la bicicleta es siempre clave para la preparación una posterior carrera de triatlón. 

Sin embargo, ten en cuenta que el entrenamiento de intensidad como una práctica no guiada es bastante complicado. 

En otras palabras, no es tan simple como hacer series para correr mejor en la bicicleta.

Tu rendimiento en el entrenamiento se reflejará en tu resultado en el tiempo de la carrera.

Por lo tanto, cómo tu series significa todo.

En general, esto implica que debes aprender a montar en bicicleta. Si está usando un medidor de potencia, no puedo pensar en una herramienta mejor para ayudarte en este proceso. 

Y si no, un monitor de frecuencia cardíaca sigue siendo una gran herramienta para tu aprendizaje. Al utilizar estas herramientas para conocer tu umbral de carrera actual, tendrás una idea de qué tipo de esfuerzo es ideal para la distancia / duración planificada.

Esto significa que sabrás exactamente qué potencia y frecuencia cardíaca se mantendrán durante los entrenamientos y durante una carrera para poder correr más eficientemente en la bicicleta. 

El entrenamiento de velocidad es clave

Si somos honestos, la mejor forma de mejorar en la carrera (triatlón o no) es correr más. Por supuesto, no tomes este comentario como al pie de la letra. 

En la universidad, la mayoría de mis compañeros atletas corrían entre 90 y 160 km por semana. Esto puede sonar una locura para el triatleta promedio (y no estoy negando tu falta de cordura), pero es lo que es necesario para competir en un nivel de élite.

Para el corredor experimentado, un volumen tan alto tiene sentido. Para la mayoría de los triatletas, por otro lado, no solo es imposible, sino que sería perjudicial. 

Después de todo, estamos entrenando para ser triatletas, no corredores. 

En consecuencia, equilibrar tres deportes es solo eso: un acto de equilibrio.

Proporcionalmente, el ciclismo obtiene la mayor atención por volumen, y con razón. 

En la bici es donde pasarás la mayor parte de tu tiempo el día de la carrera. 

Por lo tanto, en términos de entrenamiento, debemos asignar nuestra carga de trabajo de manera inteligente. 

La mayoría de nosotros no somos profesionales con 30 horas a la semana de tiempo de entrenamiento a nuestra disposición ni tenemos la resistencia de los profesionales, incluso si tal lujo se presentara. 

Por lo tanto, a raíz del tiempo de entrenamiento en bicicleta, solo quedan tantas horas para correr y nadar.  

Obviamente tenemos que aprovecharlas.

El entrenamiento general de triatlón te proporcionará muchos ejercicios aeróbicos. Y mucho de eso, como ya he dicho, lo empleamos en la bicicleta. 

Por lo tanto, el entrenamiento de velocidad en la carrera es totalmente necesario. Así es como desarrollarás tu umbral de carrera, aumentándolo, de una forma mejorada y una mayor fuerza. 

En consecuencia, debes trabajarlo dentro de tu horario y tus limitaciones físicas para aumentar ese umbral y mejorar la técnica y la fuerza en la menor cantidad de horas necesarias.

El entrenamiento de fuerza importa

Por último, esta tercera idea tiene que ver con la anterior. Sin embargo, antes de hablar sobre la importancia del entrenamiento de resistencia tradicional, debes comprender que el trabajo de la velocidad es, de hecho, entrenamiento de la fuerza también. 

Correr más rápido ejerce una mayor fuerza sobre los músculos, rompiendo su tejido. Con la recuperación, reconstruyes el tejido muscular que se utilizó y se fortalece para la próxima vez.

El problema es que cuando nos fatigamos durante el entrenamiento de velocidad a menudo compensamos involuntariamente un grupo de músculos débiles por otro. 

Esta compensación es lo que disminuye la técnica de carrera adecuada y en realidad agrava el problema de fatiga.

Por ejemplo, tu núcleo es lo que te permite correr erguido, aprovechando al máximo cada zancada. Sin embargo, el núcleo no es algo que se fortalece principalmente al correr solo. 

Por lo tanto, cuando tienes fatiga es más probable que lo compenses por el simple hecho de que tu núcleo no es lo suficientemente fuerte como para mantenerte derecho durante toda la carrera. 

Como resultado, el triatleta con un núcleo débil se cansa más rápido.

Con el entrenamiento de fuerza estás tomando medidas preventivas para combatir este problema. 

El problema de la fatiga se resuelve en el gimnasio. 

Al fortalecer los grupos musculares que afectan directamente la técnica de correr, tendrás la constitución para mantener una marcha superior durante más tiempo en la carrera.

Aprender a montar en bicicleta como un triatleta, entrenar el trabajo de velocidad y el entrenamiento de fuerza es la base para lograr este gran objetivo.

Nos vemos en los entrenos!!