Cómo engañar a tu mente durante carreras largas

Corriendo por montaña lloviendo

A continuación te mostramos una serie de consejos para no rendirte cuando la fatiga y las dudas aparecen en una carrera.

Si estás entrenando para una carrera de larga distancia para esta primavera, como una maratón, significa que tendrás que estar corriendo durante muchos kilómetros o más de dos horas. Y en este punto, es fácil sentir miedo o por lo menos incertidumbre.

Las carreras de larga distancia pueden ser solitarias y también existe el gran riesgo de que entren dudas y esa voz negativa en tu cabeza que brota cuando te sientes cansado y te dice inútilmente que te detengas. Te recomiendo un artículo que escribí sobre ello: Saltando el muro.

Desarrollar la mentalidad correcta durante las carreras largas y usar varias tácticas te ayudará a seguir adelante cuando te sientas cansado, o cuando te surjan dudas. He aquí cómo controlo yo mi mente durante esas carreras largas y mantener a raya el aburrimiento y la duda.

¿Cual es tu motivación?

Pregúntate: ¿Cuál es la razón por la cuál haces la carrera? Si estás haciendo una carrera larga y llegas al punto en el que quieres parar, vas a tener esa batalla interna. No muchas personas tienen la capacidad de seguir poniendo un pie delante del otro y seguir adelante.

Debes tener una buena razón de por qué estás haciendo lo que estás haciendo y que es algo que deseas lograr. Usa la emoción asociada con ese pensamiento. Te ayudará.

Empieza de menos a más

Vas a estar corriendo durante mucho tiempo, yo siempre lo digo, y no hay que ser muy genio para darse cuenta, ¡estas haciendo una carrera de resistencia, no de velocidad! Por lo que tómatelo con calma y escucha a tu cuerpo.

Correr a un ritmo sensato y sostenible es importante para entrenar tu sistema aeróbico de forma correcta para que esté en forma para el día de la carrera.

Te puede interesar: Cómo saber cuando corres en aeróbico y anaeróbico

El sistema aeróbico es fundamental en la carrera de resistencia. Por lo tanto, debe ser tu objetivo durante el entrenamiento. El ritmo debería ser cómodo y deberías poder hablar con bastante facilidad si tienes a alguien corriendo contigo.

Concéntrate en tu objetivo del día de la carrera

Las carreras de larga distancia son un 20% físico y 80% mental

Siempre ten en cuenta tu objetivo del día de la carrera

Trabaja la mente

Piensa en tu cerebro como un músculo. Como cualquier músculo, para desarrollarlo vas a tener que trabajar en ello. Ten en cuenta lo que funciona para ti y lo que no funciona. Se trata de entender lo que te dices a ti mismo y el impacto que tiene en ti mentalmente, así como reestructurar tus dudas en algo más efectivo.

Descubre cómo superé un muro en un medio ironman desde el kilómetro 5 aquí.

Confía en tu estrategia

La mejor estrategia mental para mantenerse motivado durante las carreras largas es aquella en la que crees.

Los mantras positivos pueden funcionar bien para algunas personas.Yo muchas veces me repito: «Estoy en forma, soy fuerte, puedo correr este maratón».

En cambio si los usas  y no crees en ellos, no van a funcionar.  No si no tienes esa convicción. Si, por otro lado, tienes la firme creencia de que algo va a funcionar, entonces el cerebro es simplemente una herramienta muy poderosa.

No pienses demasiado

Cuando sé que voy a correr durante muchas horas, es fácil «agobiarse» si piensas en un todo. Lo que hago es centrarme en cada kilómetro, vivo el momento, el futuro ya llegará.

Si vas solo y mentalmente pensar que te quedan muchas horas… es mal asunto. Intenta enfocarte en tu cuerpo, tu respiración, en relajarte y ser consciente del mundo que te rodea en ese momento. Es decir, no pienses.

Lo negativo fuera

Cuando corrí un ultramaratón de 100 kilómetros, durante muchos momentos en la carrera me apareció una voz interna negativa. Cuando subía aquellas interminables cuestas, la muy «piiiiiiiii» no paraba de decirme que «estaba cansado y que no me gustaban las cuestas» Cuanto más lo oía, más me fatigaba.

Afortunadamente, no le hice caso y me dije a mí mismo que me callara. Lo fascinante era ver la cara de los demás corredores cuando me veían discutiendo solo… jejeje.

Luego comencé con un nuevo pensamiento: Puedes hacer esto. Y por arte de magia mi energía mejoró y tuve una gran experiencia de carrera. Reconocer el pensamiento negativo, enfrentarte a él, pararlo y echarlo fuera de ti es un paso más hacia la meta.

«El cuerpo logrará lo que la mente cree»

Haz carreras más cortas como parte de tu entrenamiento

Las carreras más cortas se pueden utilizar como un medio para completar tu carrera larga.

Muchos corredores hacen carreras de media maratón simplemente como entrenamiento.

Divide tu carrera

Esta táctica funciona muy bien para muchos corredores que dividen sus carreras largas y maratones en trozos pequeños. Utilizan mini objetivos y se concentran en la respiración y en el ritmo de sus piernas. Mentalmente marcan mini metas en su cabeza para ir superándolas de forma más sencilla.

Confía en ti

Debes reconocer tus esfuerzos. Debes alabar lo que estás consiguiendo en términos de rendimiento y salud. Al completar la carrera serás parte de solo una pequeña minoría de la población capaz de hacerlo.

Recuérdate lo bien que te sentirás cuando hayas terminado, y lo mal que te sentirás si renunciastes antes de intentarlo. Pero, por supuesto, si sientes que estás lesionado, escucha a tu cuerpo y detente si es necesario.

¿Y tú en que piensas cuando haces una carrera larga? ¿o un reto?. Déjalo en comentarios.

Nos vemos en los entrenos!!!