Cómo un triatleta sobrevive al banquete de Navidad

comida navidad triatletas

La Navidad es un momento para estar con la familia y amigos. Es una época que se comenten muchos excesos, pero los triatletas comprometidos nos enfrentamos a un gran reto: mantenernos en el buen camino para la próxima temporada sin ser señalados como aguafiestas.

Con tanta comida y bebida pasando por delante de nuestras narices, puede parecer inevitable que nuestro entrenamiento y alimentación decaigan durante las Navidades, y que estamos predestinados a reanudar nuestro entrenamiento en enero y con unos cuantos kilos de más.

Sin embargo, hemos seleccionado una serie de consejos para garantizar que puedas disfrutar tanto del período navideño como de las sesiones de entrenamiento que continuarán en enero …

Consejo 1: Más que cantidad busca calidad en la comida.

Si ves que tienes muchos compromisos durante estas Navidades, y tienes poco tiempo para realizar largas sesiones, cambia tu agenda y realiza sesiones cortas de entrenamiento con intervalos de alta intensidad

Por ejemplo, realizar recorridos máximos de 4-6 x 30-60 segundos intercalados con 2-3 minutos de recuperación activa pueden aumentar la condición física comparables a las de 45-60 minutos de ejercicio de intensidad moderada. Tal entrenamiento también puede reducir las consecuencias negativas de comer en exceso tanto en la masa corporal como en el funcionamiento metabólico.

Otro buen consejo es completar sesiones de entrenamiento en ayunas (hasta 60 minutos), que pueden mejorar las adaptaciones del entrenamiento y estimular la oxidación de las grasas.

En otras palabras, el ejercicio realizado a primera hora del día puede mejorar nuestra capacidad de almacenar de manera eficiente las calorías que ingerimos en el día, ya que es más probable que se almacenen en el músculo que en la grasa.

Consejo 2: Sé un estratega de la nutrición

Lo siento, sé que no te va a gustar pero evita la tentación de picar alimentos altos en grasas y azúcares, por ejemplo, chocolate y patatas fritas. Esto puede ser más fácil decirlo que hacerlo, pero trata de evitar ir a fiestas y supermercados con el estómago vacío. Es increíble lo que uno es capaz de comer o comprar con hambre…

Anticiparte a los hechos podría ser una buena estrategia.

Por supuesto, que te puedes «soltar un poco la melena» y comer un poco de chocolate o pastel, incluso los triatletas más profesionales también se merecen una Navidades.

Si lo haces, el mejor momento es después del ejercicio y durante la primera mitad del día, ya que esto reduce la probabilidad de que las calorías se almacenen en forma de grasa.

¿Y si quieres beber…?

Evita el consumo excesivo de alcohol, que es alto en calorías y tiene un impacto negativo en el proceso de recuperación después del ejercicio. Al igual que los alimentos altos en grasa y en azúcar, el alcohol puede ser algo difícil de evitar por completo durante las vacaciones de Navidad. Bebe agua regularmente para mantenerte hidratado, especialmente después de consumir alcohol.

En definitiva, busca un equilibrio en tu día a día, puedes comer y beber pero siempre con moderación ya que te podrá pasar factura semanas después…

Felices fiestas!!

Te puede interesar:

– Mejores regalos para triatletas

– Mejores relojes de triatlón

– Mejores planes de entrenamiento de triatlón