Mejora tu entrenamiento de triatlón

Guía para triatletas que se están iniciando y con estos pequeños cambios pueden tener un gran impacto esta temporada en su entrenamiento para triatlón.

Estamos en la época del año para establecer grandes metas y sueños. Tal vez quieras terminar tu primer triatlón olímpico, hacer un podio por grupo de edad o incluso clasificarte para Kona (quién sabe). Ahora es el momento para que esos objetivos tomen forma e inscribirse para las carreras.

Muchos triatletas piensan que los entrenamientos más duros e intensos podrían ser la respuesta para llegar al siguiente nivel. O puedes gastar mucho dinero en complementos de recuperación avanzados o tratamientos caros de crioterapia con la esperanza de que puedas recuperarte mejor este año.

Pero si piensas en ello… ¿puedo sugerirte una alternativa? En lugar de fijarte en cambios grandes y radicales (y seamos sinceros, muy caros), esta guía de inicio rápido te brinda un elemento clave para tus entrenamientos por días, semanas o meses.

Pruebe uno o pruébalos todos y podrías mejorar los resultados de tu carrera sin cambiar ningún entrenamiento. Vamos que ni te haría falta sudar!!

Empezamos!!

Cómo Mejorar tu Entrenamiento de Triatlón

Nutrición: Come una ensalada por día.

Puedes pensar que ya estás comiendo sano, pero muchos deportistas luchan por tener una nutrición adecuada para soportar su carga de entrenamiento. Mi recomendación para los atletas más ocupados es comer una ensalada grande en el almuerzo para abastecerse de verduras y micronutrientes.

Además, significa una fácil planificación de comidas durante la semana, ya que son fáciles de preparar y llevar a la oficina o centro de estudios.

Hidratación: Beber una botella grande de un litro durante todo el día.

Muchos de nosotros intentamos beber suficiente agua durante el día entre los entrenamientos.

Es fácil no beber cuando te llenas con una taza de café por la mañana o tienes reuniones que te mantienen alejado de tu despacho.

Mi recomendación es llevar una botella deportiva de agua grande durante todo el día. Una sola botella no satisfará, evidentemente, tus necesidades diarias de hidratación, pero te llevará por el camino correcto para mantenerte hidratado.

Sueño: acuéstate 30 minutos antes por noche.

Los entrenadores, médicos y padres de todo el mundo nos han estado diciendo que durmamos más durante años.

Sabemos que es bueno para nuestra salud, sin embargo, ropa por planchar o colocar en el armario, leer a los niños antes de dormir y trabajar respondiendo correos electrónicos… es cada vez más difícil conseguir esa horas recomendadas de sueño por noche.

Es por eso que recomiendo acostarse solo treinta minutos antes por noche. Tienes que comenzar en alguna parte, y esos treinta minutos adicionales significan una mayor recuperación.

Recuperación: Comprométete a estirar y utilizar tu rodillo de espuma cinco minutos por día.

El rodillo de espuma y el estiramiento son las actividades perfectas para hacer mientras ves tus series favoritas de Netflix. O pruébalo justo antes de bañarte después de un entrenamiento.

Solo unos minutos al día te ayudarán a sentirte más ágil y a que tus piernas se recuperen antes para tu próximo entrenamiento. Esta simple acción mejora tu entrenamiento de triatlón.

Fuerza: Pasa un día a la semana haciendo entrenamiento de resistencia.

Las pesas son tus amigas. No solo para ganar fuerza, sino para mantener tu fuerza existente a medida que envejeces.

El entrenamiento de resistencia lo puedes hacer de muchas maneras (TRX, entrenamiento de circuito, pilates, son solo algunos ejemplos), así que encuentra una clase o estilo que se adapte a tu personalidad y fortalécete este invierno. Tu cuerpo lo agradecerá con una mayor resistencia a las lesiones y durabilidad cuando la temporada se ponga más intensa

Eficiencia: practica tus transiciones.

Con tanto énfasis en tu nivel de condición física real dentro de los planes de entrenamiento, las transiciones son a menudo la disciplina más olvidada del triatlón. Practica haciendo transiciones en menos de dos minutos y en situaciones de presión.

Compra un cronómetro o utiliza tu reloj GPS y sigue cada paso un día por semana. Y no olvides la temida T1. Un poco de práctica hará que la lucha con tu traje de neopreno sea mucho más fácil el día de la carrera.

Nos vemos en los entrenos!!