Cómo evitar los resfriados cuando entrenamos

Si has tenido que dejar de entrenar porque te has resfriado o tenido gripe, puede que no sea por casualidad.

Investigaciones demuestran que los períodos intensos de entrenamiento de triatlón pueden debilitar temporalmente nuestro sistema inmunológico, dejándolo a merced de los temidos virus.

Durante los períodos duros de entrenamiento, el cuerpo produce las hormonas cortisol y adrenalina, que aumentan la presión arterial y los niveles de colesterol suprimiendo el sistema inmunológico.

Este efecto está relacionado con una mayor probabilidad a la infección.

El efecto contrario se ha demostrado entre los que hacen ejercicio moderado regular.

Un estudio demostró que la práctica de ejercicio durante 40 minutos al día, reduce a la mitad los resfriados, en comparación con un grupo similar de personas sedentarias.

Por lo tanto, con el fin de seguir mejorando nuestros resultados en nuestro deporte y mantenernos sanos, es necesario buscar el equilibrio óptimo de entrenamiento «moderado» e «intenso».

A continuación te contamos los mejores consejos te ayudarán a conseguirlo.

Investiga tu pasado



Si tienes un diario de entrenamiento, deberías registrar cualquier enfermedad que tengas además de tu entrenamiento. Cada vez que tienes un resfriado, puedes mirar tu diario y ver si hay alguna relación con la intensidad de entrenamiento.

Los resfriados suelen ocurrir después de una quincena de entrenamiento intenso.

El diario puede ayudarte a identificar estos patrones y evitarlos en el futuro planificando tu entrenamiento en consecuencia.

Te puede interesar: Descarga los mejores planes de entrenamiento

Estrés

El estrés, una mala alimentación y la falta de sueño pueden aumentar las causas de enfermedad.

Estas cosas son inevitables de vez en cuando, y es importante pisar el freno para recuperarse en lugar de «meter más caña».

Continúa entrenando regularmente, pero haz sesiones más cortas con menos tramos de actividad intensa.

Es probable que no aumentarás tu estado de forma pero lo que está claro es que el sobre entrenamiento sólo te hará perder todo lo que habías ganado con él.

La regla de 48 horas

Los entrenamientos más duros para tu sistema inmunológico son los que combinan alta intensidad con larga duración. Estos se identifican fácilmente: son los que te dejan hecho polvo durante el resto del día.

Después de estos entrenamientos, tu sistema inmunológico estará muy débil durante las próximas 48 horas.

Durante este tiempo deberías descansar completamente o mantener un entrenamiento lo más suave posible.

Si entrenas más, simplemente aumentarás las posibilidades de caer enfermo y estar una semana o más sin entrenar.

Semana de recuperación

A veces es difícil saber si estás fatigado o no. Por lo que debes tener cada 3-4 semanas de entrenamiento una semana de recuperación.

¿Cómo deberían ser estas semanas?

Se caracterizan por tener un entrenamiento más ligero, descanso de un día e incluso dos sin ejercicios…

Escucha a tu gente

Puede que no sean médicos, entrenadores o atletas, pero a veces la gente que te quiere y está a tu alrededor puede decir cuando estás cansado.

Por lo tanto, si tu amigo o novia te dice que dejes un día de entrenamiento porque pareces cansado, es muy probable que tenga razón.

He ignorado este consejo varias veces y he terminado a menudo con un resfriado. ¡No cometas el mismo error!

Te puede interesar: