¿Te perdiste el Prime Day?

No te preocupes, todavía puedes acceder a grandes descuentos en prácticamente todas las marcas de tecnología deportiva, échale un vistazo al listado completo de las mejores ofertas ¡Tengo todo categorizado y actualizado constantemente. Grandes rebajas en Polar, Suunto 9, Fenix 5s, 735Xt y muchos más

Todos los detalles en esta página

¡VER LISTADO OFERTAS!

Así compite el cerebro de un corredor

¿Por qué hago esto? Hay muchos otros deportes que podría hacer bien. ¿Por qué no podría ser bueno en el fútbol? ¿Por qué sufrir tanto? ¿Por qué me inscribí para esta carrera?

Está bien, deja de pensar así. Has pasado por esto un millón de veces, esta no va a ser diferente.

Recuerda todo el entrenamiento que has hecho; esas series el martes pasado, los intervalos que tuviste que hacer lloviendo por la mañana dos semanas antes.

Una vez que se da el pistoletazo de salida, la dudas desaparecen.

Mantén la calma.

Se irá, sólo concéntrate hasta que empiece la carrera.

Vamos a rebobinar 50.000 años más o menos.

Una mirada a nuestro pasado

Imagínate la escena:

Nuestros antepasados ​​están al borde de una cacería en una zona llena de peligrosos depredadores que podrían matarlos en cualquier momento. 

Sus sentidos están están a flor de piel y sus cuerpos preparados; detrás de los arbustos  podría estar la cena, o podría ser un león. 

Sus cuerpos están preparados y las hormonas de estrés alertando a sus cerebros, preparándolos para cualquier situación.

Si nos vamos a hoy en día, todavía confiamos en estos mismos sistemas, establecidos en el Paleolítico y que residen en la antigua parte límbica del cerebro, para prepararnos para un equivalente moderno de escapar del león; El día de la carrera.

Correr es un esfuerzo humano básico. El competir es algo más, una batalla de la velocidad física, una batalla de las mentes.

Durante siglos el cuerpo humano ha perfeccionado el uso de las hormonas del estrés, cortisol, adrenalina… para reaccionar ante cualquier amenaza.

Para los humanos modernos, una carrera no puede considerarse una amenaza, pero nuestros cerebros humanos de hoy en día todavía la tratan de esa manera.

El cerebro reacciona subconscientemente con señales de mayor conciencia, miedo y fatiga. Y depende de nuestra mente, nuestra mente consciente  y de controlar esas señales y utilizarlas a nuestro favor en la actual situación.

En términos simples, tenemos una batalla interna entre la parte «vieja» de nuestro cerebro (una reliquia de la evolución temprana que proporciona respuestas poderosas e intuitivas a lo que nos encontramos) y la «nueva» parte de nuestro cerebro (adaptada durante siglos para permitir usar herramientas e interactuar en un mundo más complicado).

La nueva parte de nuestro cerebro es más contemplativa y lógica, y confiamos en ella para adivinar las reacciones inmediatas de nuestro viejo cerebro.



Este tira y afloja entre nuestros cerebros viejo y nuevo determina qué decisiones tomamos.

Antes de una carrera, los sentimientos subconscientes de miedo, duda y nerviosismo son una manera efectiva de motivarnos para iniciar una tarea, así como prepararnos para lo que la tarea implica.

La combinación de hormonas y respuesta emocional sirve para enfocar nuestra atención.

Llevar a una carrera a menudo no se puede pensar en otra cosa; El cerebro está inundado de reacciones emocionales como el miedo y la duda.

Nuestros cuerpos deben prepararnos para lo peor.

En la época prehistórica, los que no estaban preparados y no tuvieron una afinación precisa del estrés y las respuestas de preparación probablemente no sobrevivieron. 

Y hemos tenido millones de años para adaptar y refinar esta mezcla de nervios, estrés y ansiedad;  de hecho, somos los que vivimos por eso.

Una vez que empieza la carrera, esos sentimientos de ansiedad y estrés se disipan rápidamente.

El arma casi sirve como un gatillo para nuestro viejo cerebro para cambiar los engranajes de la preparación a la acción; el patrón de movimiento arraigado dispara hacia abajo de la médula espinal a nuestros músculos.

Esto deja a nuestros cerebros conscientes de preocuparse por el desorden caótico que está comenzando a desplegarse delante de él.

Esta batalla de acción subconsciente versus pensamiento consciente predominará el resto de la carrera.

La parte consciente de nuestro cerebro analiza un puñado de pensamientos y conceptos e intenta encontrar lógica y dirección, mientras que la parte subconsciente procesa y evalúa rápidamente las señales en el ambiente y en nosotros mismos.

Si nuestro subconsciente encuentra algo que vale la pena, sonarán campanas de alarma para llevarlo a nuestra atención.

Navegando por el desorden de los corredores que intentan adelantar en ese mismo punto en el carril uno requiere el proceso y la evaluación de estas señales en el ambiente.

Al entrar en una carrera, tenemos una estrategia general de cómo vamos a salir de la línea y ponernos en posición cuando la carrera empiece.

Pero esta estrategia debe ajustarse rápidamente en función de lo que ocurre en nuestro entorno.

Necesitamos usar señales externas de cómo la gente se está moviendo y dónde estamos en la pista para predecir esencialmente cómo otras personas se moverán y cómo debemos mover.

Nuestros cerebros están preparando múltiples posibilidades de acción; ya sea para cortar a la izquierda, acelerar hacia adelante o caer de nuevo.

Te puede interesar: Qué pensamos cuando corremos

Un corredor bien experimentado tendrá más acciones y reacciones arraigadas de lo que podrían necesitar.

Los investigadores han encontrado que los expertos tienden a tener una estrategia de cómo proceder que es extremadamente flexible para cambiar.

En contraste, los principiantes tienen una estrategia muy estricta, que siguen casi a  raja tabla  independientemente de los cambios externos.

A través de la experiencia, el subconsciente de un experto ha perfeccionado la capacidad de procesar y evaluar toda la información externa de forma rápida y eficaz, mientras que un principiante también podría confiar en hacer la aritmética en su mente consciente para averiguar la mejor manera de reaccionar.

Aquí entran en acción nuestros amigos emocionales: dolor, pánico, ansiedad y miedo.

Ahora que nos hemos acomodado al ritmo de la carrera, han vuelto a pelear. La razón es una vez más la motivación y la preparación; nuestros cerebros subconscientes están tratando de protegernos de dejar que nuestra guardia baje.

La mitad de carrera es tierra de incertidumbre.

Estamos ya lejos de la línea de salida, y está comenzando a ser difícil, pero aún más lejos estamos de la línea de meta, en este momento empiezan a plantearnos si podemos mantener este ritmo de carrera.

Esta incertidumbre desencadena la ansiedad en nuestra mente y si dejamos que la ansiedad vaya más, puede aparecer el pánico.

La clave para una carrera exitosa es reunir la fuerza mental consciente para retrasar el pánico hasta que estemos lo suficientemente cerca de la línea de meta que no nos puede hacer daño ni disuadirnos.

Ahora que realmente estamos corriendo, la mente está continuamente calculando y comparando cómo nos estamos sintiendo en este punto frente a cómo esperábamos sentirnos en nuestras expectativas de carrera.

Cualquier desajuste puede tener efectos profundos en el subconsciente.

No es sorprendente que si nuestro esfuerzo real es más de lo que esperábamos, las cosas empezarán a ir mal: el cerebro amplifica la sensación de dolor, fatiga y esfuerzo y nos hacemos más sensibles a estas sensaciones.

A medida que nos sintonizamos con ellos, pueden promover pensamientos negativos conscientes porque nuestro cerebro está tratando de decirnos que debemos reducir la velocidad.

Este mecanismo de protección está construido de tal manera que no causemos daños físicos.

La dureza mental puede anular estos pensamientos subconscientes por un tiempo, pero a menudo nuestros cerebros ceden a estas señales de advertencia.

Por otro lado, si nuestro esfuerzo real es menor de lo que esperábamos, las cosas empezarán a ir aún mejor: el cerebro amplifica los sentimientos de excitación y anticipación.

Las hormonas sensibles comienzan a circular y disminuyen el dolor, irónicamente haciendo que el dolor se sienta menos aunque podamos estar corriendo con más fuerza.

Al entrar en el tramo final, la parte subconsciente y parte consciente de nuestros cerebros están trabajando al unísono para empujarnos hacia la línea de meta o luchando entre nosotros para rendirnos.

Cada señal en el ambiente que refuerza que lo estamos haciendo bien,  nos dará otra dosis de hormonas positivas y anima nuestra mente para llegar un poco más lejos en nuestras reservas (gente animando, nuestros amigos, familia…)

Y cuanto más se preocupa nuestra mente consciente, más le dará poder a nuestra mente subconsciente para seguir corriendo.

Si estamos compitiendo por un campeonato estatal que hemos entrenado durante los últimos seis meses, nuestro cerebro señala que éste es lo importante y debemos permitirnos correr un poco más.

Durante el tramo crucial de final de la carrera, nuestra mente subconsciente está evaluando no sólo nuestras propias capacidades de reserva física, sino también la de nuestros competidores.

La mente intenta predecir cuánta reserva de energía anaeróbica nos queda, que a su vez dicta cuando  podemos liberar el último esfuerzo de sprint hasta la meta.

Pero a menudo es nuestra evaluación de los otros corredores que dicta cuando hay que dar rienda suelta a ese esfuerzo.

El corredor bien experimentado que tiene una gran adaptación de su estrategia de carrera cuando llegan los últimos metros será capaz de utilizar su experiencia para procesar y evaluar las señales de sus competidores para predecir mejor cuándo dar su último sprint y no precipitarse.

La elevación de los hombros, la ligera inclinación hacia atrás o el flaqueo siempre tan ligero del brazo actúan como dice el poker en el mundo de las carreras.

La capacidad de predecir las capacidades de rendimiento de un oponente es a menudo lo que separa a los tácticos maestros en una carrera.

Del mismo modo, cuando  la fatiga entra y los niveles de miedo y duda comienzan a subir, el corredor experimentado que ha entrenado su cuerpo para evitar la fatiga y entrenado su mente consciente para anular su pánico subconsciente estará mejor preparado para sobrevivir a la recta final.

¡Terminé! ¡Lo tengo! ¡No puedo creer que lo hiciera!

Estamos respirando fuerte, agotados, cansados, las piernas llenas de plomo, pero no lo sentimos. Nuestros competidores se derrumban en el suelo.

El cerebro también comienza a formar recuerdos de la situación, recordando la euforia y los buenos sentimientos, mientras que convenientemente pasa por alto el dolor yla incomodidad que se siente al principio de la carrera.

La gran ironía de las buenas carreras es que tienden a doler menos y tendemos a recordarlas como sin esfuerzo.

Nuestras mentes están programadas para  estos recuerdos basados ​​en la reacción emocional al resultado, no el doloroso proceso de llegar allí.

Al igual que un adicto a las drogas, nuestro cerebro quiere recrear este sentimiento de nuevo. Y así corremos de nuevo.

Y volvemos a competir. Y no siempre resulta tan bien. Pero una vez que nuestra mente ha experimentado el sentimiento de éxito está dispuesta a realizar este castigo cruel e inusual de empujarnos a las profundidades de dolor y fatiga que una persona normal puede rara vez entender, por eso juegan al fútbol.

Te puede interesar:

– Mejores planes de entrenamientos

– Mejor material para correr

– El último triatleta