¿Te perdiste el Prime Day?

No te preocupes, todavía puedes acceder a grandes descuentos en prácticamente todas las marcas de tecnología deportiva, échale un vistazo al listado completo de las mejores ofertas ¡Tengo todo categorizado y actualizado constantemente. Grandes rebajas en Polar, Suunto 9, Fenix 5s, 735Xt y muchos más

Todos los detalles en esta página

¡VER LISTADO OFERTAS!

Cómo hacer un triatlón con lluvia

Recientemente tuve una «oportunidad» de correr bajo la lluvia. No era la primera vez que corro bajo la lluvia, pero tenía ganas.

Siempre me olvido de los factores que influyen cuando corro con lluvia, ya que la mayoría de mis carreras son agradables, debido al gran clima que tiene la ciudad donde vivo y mi única preocupación es el calor, el sol o el viento.

Después de la carrera, comencé a pensar en todas las cosas que había olvidado hacer o que debería haber llevado. Por lo que he pensado que tendría sentido compartir con vosotros qué deberíamos hacer cuando corremos o hacemos un triatlón lloviendo.

Irónicamente, nadar en la única parte de la carrera en el que no se nota la lluvia: ya que está mojado, tienes agua en la cara y un poco de lluvia no se nota (que haya olas o corriente es otra cosa…).

Donde debemos prestar una mayor atención es en la bicicleta, la carrera y la transición ya que la lluvia puede ser un factor determinante.

A continuación os dejo algunos consejos para mejorar vuestra carrera en condiciones de lluvia.

No te pongas calcetines



Si compites con calcetines, intenta ir sin ellos. A menos que estés haciendo una carrera muy larga, los calcetines te pueden causar muchos problemas o mejor dicho molestias.

Lo que sucede en una carrera con lluvia es que tus calcetines se mojan en la transición o se empapan en la bicicleta.

Correr con calcetines mojados no solo es incómodo, sino que puede ser terrible para tus pies. Poco a poco comienza a correr y montar en bicicleta sin calcetines de vez en cuando.

O bien desarrollará una preferencia para no usarlos en absoluto, o al menos podrá deshacerse de ellos en condiciones de lluvia cuando no sirvan para nada.

Ponte gafas transparentes

Esto se aplica tanto a la bicicleta como a la natación. Llevar gafas de natación oscuras está muy bien en un día soleado, pero no tanto en un día lluvioso y nublado.

Más importante aún, las gafas oscuras cuando montas en bicicleta bajo la lluvia pueden crear fatiga visual o incluso un peligro para la seguridad. Me he encontrado quitándome las gafas en más de una ocasión para poder ver bien el camino que tenía delante.

Sin embargo, ir sin gafas no es una opción. Hice eso en mi primera carrera lluviosa hace varios años, y que te caiga lluvia en tus ojos en una cuesta abajo no es nada agradable.

Organiza tu zona de transición

Recuerda que cuando salgas de nadar o de la bicicleta, tu equipo de transición seguramente podría estar empapando. Hay algunos consejos simples que puedes hacer para asegurarte de no volver a usar zapatos empapados u otro material.

Primero

Mantén tus zapatillas al revés. Al darle la vuelta a tus zapatos, puedes evitar que sus plantillas se llenen de agua, creando condiciones difíciles para correr o montar en bicicleta incluso antes de comenzar.

Segundo

Considera guardar tus zapatos en tu mochila de triatlón. Sí, añadirás un par de segundos más a tu tiempo de transición para abrir tu bolsa y sacar los zapatos, pero te compensará ya que correrás sin llevar unas esponjas en tus pies.

Tercero

Considera llevar una simple bolsa de plástico para guardar algo de equipo clave, o incluso un pequeño paraguas (he visto esto, aunque creo que la bolsa de plástico es más simple).

Por último, ten en cuenta que la lluvia puede aparecer cuando estás en la natación y no la esperas. Si hay alguna posibilidad de lluvia durante el transcurso de la carrera, organiza tu área de transición como si fuera a llover.

De esta forma, una tormenta de lluvia no te molestará cuando no puedas volver a tu lugar de transición y mantenerte seco.

Entrena con lluvia

No evites correr, montar en bicicleta e incluso nadar en días de lluvia. No seas tonto y tienta a las tormentas eléctricas y los rayos, pero entrenar en una llovizna o incluso una lluvia constante puede ayudarte a mejorar en esas condiciones.

También te ayudará a conocer tus límites, como la velocidad a la que baja la bicicleta o la forma en que tu equipo se comporta cuando está mojado.

Realizar unos cuantos entrenamientos en clima húmedo te dará una ventaja sobre otros que no lo han hecho.

Cuida tu material y equipo

Después de entrenar o competir bajo la lluvia, es importante que dediques algo de tiempo adicional a tu equipo una vez que hayas terminado.

Tu bicicleta probablemente se mojó bastante. Límpiala y aplica una o dos gotas de aceite en las juntas o áreas móviles donde no puedas secar completamente.

Esto ayudará a prevenir la corrosión que podría resultar del agua. En general, mantener tu bicicleta seca debe ser algo prioritario, ya sea que la humedad provenga de la lluvia, el sudor o cualquier otra cosa.

En cuanto a tu casco y zapatos, deja que se sequen de la manera más natural posible. Si la lluvia se ha ido, ponlos al sol y déjalos ventilar.

Si la lluvia no va a terminar pronto, coge un secador de pelo con poco calor. El objetivo no es conseguir que todo esté completamente seco, sino ayudar al proceso de secado natural para que tu equipo esté en buenas condiciones.