Duración e intensidad del entrenamiento

La clave para el éxito del entrenamiento está en el equilibrio entre la duración y la intensidad del mismo.

Tanto si eres un deportista experimentado o un novato, «cuánto tiempo» y «qué tan difícil» son las dos únicas variables principales que se nos viene a la cabeza cuando vamos a realizar un entrenamiento dentro de un deporte determinado.

La forma en la que buscamos ese equilibrio, es clave para la preparación hacia la competición. Parece que es ser simple ¿verdad?, pero no lo es. Muchos atletas nos equivocamos en nuestros entrenamientos y esto se evidencia en el día de nuestra carrera.

Primeros años de entrenamiento



En los primeros dos años que los triatletas, ciclistas o corredores practican su deporte, descubren que el aumento de la duración de los ejercicios y, por lo tanto, el volumen (la suma total de las duraciones de los ejercicios durante un período de tiempo, como una semana) mejoran su rendimiento.

Se vuelven más rápidos simplemente realizando más kilómetros o entrenando durante más tiempo. De hecho, el porcentaje de mejora del rendimiento en esta etapa es tan grande que si se continúa lo suficiente, podríamos llegar a romper un récord mundial en nuestro deporte. :)

Es fácil pensar en términos de duración (y, por lo tanto, volumen semanal). Puedes planificar un número de horas personales y pensar que esta es la clave para desarrollar el estado físico.

Eso es evidente por cómo la mayoría de los atletas piensan y hablan sobre el entrenamiento. Desafortunadamente, esta forma de ver el entrenamiento va mucho más allá de la etapa de principiante.

El entrenamiento después de varios años

Después de varios años en el deporte, si le preguntas a un atleta cómo va el entrenamiento, él o ella casi siempre mencionará el volumen: «El año pasado en este momento estaba entrenando 8 horas por semana y ahora estoy entrenando 10.»

La clave para su rendimiento simplemente se convierte en hacer más tiempo y más volumen. «Si el próximo año puedo entrenar 11 horas por semana y luego 13 el año siguiente y 15 después de eso, seré imparable».

Casi todos los atletas, independientemente de sus niveles de rendimiento, piensan que la clave es «entrenar más tiempo». Después de todo, funcionó muy bien durante los primeros años, ¿por qué no continuar por ese mismo camino?

Más volumen semanal se convierte en su obsesión. Reorganizan sus vidas para adaptarse a más y más largos entrenamientos.

Te puede interesar: Planes de entrenamiento para triatlón

La intensidad, la gran olvidada

Muy pocos atletas hablan de su rendimiento como producto de la intensidad del entrenamiento. Creo que hay una buena razón para esto. ¿Cómo podemos poner un número a la intensidad? Puedo decir que corrí durante una hora. Esto es fácil de medir y bastante comprensible para todos.

Pero, ¿cómo se mide y se expresa la intensidad de esa carrera de una hora? Eso es difícil de hacer sin atascarse en los detalles del calentamiento, los intervalos de trabajo, los intervalos de recuperación y el enfriamiento.

La mayoría parece entender que la intensidad es algo importante, pero no es fácil de expresar, por lo que se ignora en gran medida.

En cambio, más volumen semanal sigue siendo la clave del éxito a lo largo de la carrera del atleta, con limitaciones obvias a medida que pasa el tiempo.

En los primeros años en un deporte no hay duda de que una mayor duración es efectiva. Entrenar más; dentro de los límites de las limitaciones físicas, mentales y de tiempo; y mejores resultados son un resultado común.

Me di cuenta muy temprano en mi entrenamiento de que un volumen semanal cada vez mayor no era el camino a seguir. En algún momento, ese avance que se producía al principio se estabiliza e incluso puede disminuir.

Para el atleta avanzado y con experiencia, el objetivo debe cambiar hacia la intensidad. Hacer ese cambio a menudo hace que vaya mejorando su rendimiento durante algunos años más.

Por supuesto, con todo esto no quiero decir que la duración no sea importante. No puedes entrenar un total de dos horas por semana solo con alta intensidad y esperar un mejor resultado personal en un maratón simplemente porque llevas varios años corriendo.

Todavía es importante entrenar cierta cantidad de volumen.

Para ser más claro, pienso que el rendimiento en el día de la carrera está determinado aproximadamente en un 60% por la intensidad del entrenamiento reciente y alrededor del 40% por la duración del entrenamiento (volumen semanal).

Conclusiones

La conclusión es que para el atleta avanzado con aproximadamente cuatro o más años de entrenamiento especializado y consistente, la clave para mejorar el rendimiento cambia hacia la intensidad a medida que la duración juega un papel algo menor, pero no importante.

Conseguir ese equilibrio correcto es más complicado que simplemente hacer más volumen semanal. Esto está determinado por el tipo de carrera para el que estás entrenando.

Conseguir ese equilibrio correcto es la clave del éxito.

Nos vemos en los entrenos!!

Te puede interesar: