Efectos del tabaco en el corredor

efectos del tabaco en el corredor

Fumar quita todos los beneficios que busca una persona cuando corre, disminuyendo su circulación,  capacidad pulmonar, resistencia y, como ya todos sabemos limitando  una vida más larga.

Y mientras que el entrenamiento puede mitigar algunos de los efectos del fumar, el dejar de fumar es todavía la mejor opción que cualquier persona que fuma puede hacer para mejorar su salud en general, y evidentemente su entrenamiento.

Al final, todo se trata de oxígeno, e incluso si fumas una pequeña cantidad, esta puede perjudicar  significativamente el rendimiento como ciclista, corredor o triatleta.

¿En qué nos perjudica el tabaco a los corredores?

Daño pulmonar

Cuanto mayor sea la cantidad de oxígeno que entre en tu cuerpo, más rápido y mayor distancia podrás hacer.

El humo daña las defensas naturales del pulmón, como la barrera de las células epiteliales, que es responsable de producir y limpiar el moco.

Para empezar, eso hace que tus pulmones sean más vulnerables a la infección (te resfriarás más).

El humo del tabaco también expone los pequeños sacos de aire que permiten a los pulmones absorber el oxígeno y emitir dióxido de carbono, conocido como los alvéolos, a los daños causados ​​por el estrés oxidativo.

El resultado: Reducción del VO2 max, que es la cantidad de oxígeno que tu cuerpo puede usar por minuto, conduciendo a un menor rendimiento, menor resistencia y disminución de la resistencia.

No dejes que el monóxido de carbono te ahogue

Fumar reduce el volumen de oxígeno que tu sangre puede transportar porque la hemoglobina se une 300 veces más fácilmente con monóxido de carbono que con oxígeno.

Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor: pensemos que la sangre es como un tren, que transporta oxígeno a tus tejidos, y el monóxido de carbono son como un gran grupo de turistas que ocupan todos los asientos.

Eso significa que el oxígeno se aglomera.

Y no es sólo una cuestión de no fumar antes de correr.

De hecho, fumar un cigarrillo altera el transporte de oxígeno durante 24 horas porque la nicotina constriñe los vasos sanguíneos de los pulmones.

Dos cigarrillos al día son suficientes para afectar negativamente el rendimiento.

Dificultad en la circulación

Fumar supone un riesgo enorme de enfermedad coronaria al contribuir a la placa, que se acumula en las arterias coronarias.

Con el tiempo, la placa provoca que las arterias se estrechen, reduciendo el flujo de sangre al músculo cardíaco.

La presencia de placa también lo pone en riesgo de formación de coágulos sanguíneos en las arterias, las arterias que suministran sangre oxigenada al corazón.

La acumulación de placa en las arterias se llama aterosclerosis.

A medida que las arterias coronarias se vuelven más estrechas, el flujo de sangre rica en oxígeno a los músculos y otros tejidos disminuye.

Tu resistencia se verá gravemente comprometida.

Y, en última instancia, el daño de los nervios a tus extremidades podría hacer caminar difícil y correr imposible.

No está todo perdido

La buena noticia es que los pulmones se regeneran rápidamente.

Incluso un no-fumador que lo deja recientemente es probable ver los beneficios de la abstinencia casi inmediatamente.

Dentro de un mes, tu VO2 max debe mejorar, junto con su circulación, la presión arterial y el rendimiento general.

Por lo tanto, si eres un fumador y practicas deporte no te lo pienses, ganarás mucho más que haciendo series de velocidad, intervalos y fartlek, mejorarás considerablemente tanto en el ámbito deportivo como en tu vida cotidiana.

Como muchos sabéis, yo era fumador. Recuerdo que fumaba bastante durante varios años y con un poco de fuerza de voluntad y mucho deporte conseguí quitarme de esta gran «lacra»

Ánimo tú puedes

Te puede interesar:
– Evita lesiones

– Nutrición deportiva

– Mejor material para correr