Hombro de nadador, una de las lesiones más frecuentes en los nadadores

La natación es un deporte muy competitivo que le exige al atleta muchas horas de carga y tiempo de entrenamiento.

Las exigencias generan muchísimo estrés en las musculaturas y articulaciones del hombro; a esto debes tenerle mucho cuidado porque no querrás padecer graves consecuencias futuro.

De esta manera, entre el montón de patologías músculo-esqueléticas que existen, la de los hombres abarca un poco más de la mitad de las lesiones presentadas en los nadadores, seguidas por las de espalda, tobillo y rodilla.

La lesión de los hombres es conocida como: “Hombro de nadador”, una afección muy dolorosa y complicada.

Esta afección nace por el síndrome de pinzamiento subacromial, el cual se asocia a las limitaciones funcionales que varían en los atletas. En la actualidad, se habla de un pinzamiento más secundario. Estas lesiones están relacionadas al estilo de espalda, mariposa y estilo libre.

Causas de la lesión



Las causas del hombro del nadador son muchísimas, por lo que te presentaré algunas de las más comunes. A continuación te presentaré las principales razones:

Entrenamiento frecuente

Los atletas competitivos nadan entre 14.000 y 10.000 metros diarios. Cada movimiento continuo provoca muchísimo preocupación y estrés en las delicadas articulaciones, generando lesiones de tipo “microtraumatismo repetitivo” por diversas actividades.

Inestabilidad en las articulaciones del hombro

Las articulaciones de los hombros suelen ser muy inestables debido a sus características anatómicas. Mientras más se mueva, más inestabilidad provocará. Los practicantes de natación cuentan con mayor movimiento y laxitud de sus articulaciones, esto se debe a la fuerza que ejerce su cuerpo ante las prácticas.

Otras posibles causas

  • Fatiga muscular que se asocia a los entrenamientos bruscos.
  • Desequilibrio en la flexibilidad y en la fuerza muscular.
  • Entrenamientos con palas.
  • Ejercicios excesivos de fortaleza.
  • Malas técnicas de estiramientos.

Síntomas hombro del nadador

  • Elevación prematura de la escápula.
  • Dolor en las articulaciones del hombro al nadar.
  • Pérdida de la rigidez y de la movilidad al nadar, esto se debe a las articulaciones inflamadas.

Tratamiento

La lesión del hombro del nadador se trata, primero con un diagnóstico de lesiones que funciona para identificar los problemas; luego se realiza un programa de entrenamiento adecuado a la situación. A continuación, te explicaré paso a paso el tratamiento:

  1. Flexibilidad incrementada: esto se logra con estiramientos realizados mediante técnicas precisas.
  2. Inflamación disminuida: se obtiene con un periodo breve de reposo, anestesias, terapia física y antiinflamatorios.
  3. Fortaleza: esto se orienta a los balances musculares. El tratamiento se enfoca en los estabilizadores de escápula y en los depresores de cabeza.

Luego de la lesión, el ganador se incorporará a los entrenamientos de manera progresiva y gradual, todo en función a sus mejores y tolerancia del dolor. Además, un traumatólogo debe monitorearlo.

Recuperación

Las situaciones más leves, la recuperación puede darse con hielo sobre la lesión, descanso, estiramientos y descanso de las actividades de natación.

Ahora bien, en casos más extremos, lo mejor será acudir a una consulta con el traumatólogo o fisioterapeuta para que el diagnóstico sea más certero y recibir una receta médica.

El poco aporte sanguíneo de la zona es una de las causas del retraso de la recuperación. En caso de que sufras una recaída, se recomienda el cese de las actividades deportivas para evitar una posible inflamación grave.

Te puede interesar: Mejores gafas de natación

Prevención hombro del nadador

En este deporte, lo esencial es la técnica, así que se deseas ser mejor, lo ideal es que asistas a tus clases para fraccionar tu técnica. Sin embargo, en caso de que realices series muy bruscas, es mejor que pares las prácticas porque te verás muy agravado con la situación.

Para prevenir lesiones del hombro, lo mejor es que sepas lo que estás haciendo al momento de practicar el nado, es decir, no inventes nuevas poses ni maneras, olvídate de inventar, mantente firme en lo que sabes y aprende cosas nuevas, pero siempre de la mano de un instructor que sea profesional en las técnicas que deseas aprender.

De lo contrario, empeorara y terminarás con los hombros lesionados por simple irresponsabilidad de querer dar más de lo que podías.

Te presentamos las lesiones deportivas más comunes que pueden sufrir los deportistas en natación: