¿Por qué al empezar a correr tenemos malas sensaciones?

Un tema muy frecuente entre los corredores es el inminente hecho de que la primera parte de la carrera suele ser peor que el resto de las secciones. Esta peculiaridad tiende a ser muy dolorosa, y sin importar el nivel de tu condición física, no estás exento de experimentarla en medio de la competencia.

Una vez que la percibes, puede llevarte un poco de tiempo agarrarle el ritmo a la carrera y “entrar en calor”. Todas estas sensaciones son completamente normales, y claro está, tiene su razón.

En este post, se explicará de forma sencilla y detallada el motivo por el que se manifiesta este incidente. Asimismo, sabrás como manejarlo y sacarle el máximo provecho a la carrera. No esperes más, y sigue leyendo.

La primera parte de la carrera suele ser peor

A modo de facilitarte un poco la comprensión de esta eventualidad, se realizará un análisis algo detallado y por partes, según el desarrollo de la carrera.

la primera parte de la carrera suele ser peor

Tiempo previo a la carrera

Primeramente, antes de comenzar toda competencia, el cuerpo viene de estar en un estado de reposo un tanto “prolongado”. Los casos varían, puede ser que hayas tenido una larga noche, o que te hayas sentado por un buen rato, o sencillamente te estabas relajando. Lo cierto es que, antes de que comience la carrera, tu actividad física tiende a ser limitada.

Antes de la carrera los músculos no están en su mejor condición para impulsarte

En ese tipo de situaciones, es muy inusual que tu frecuencia cardíaca se encuentre por encima de las 100 Imp. Además, como es de suponerse ante la falta de actividad tus músculos no pueden contraerse lo suficiente para hacerte correr con fuerza y rapidez.

Inicio de la carrera

Es precisamente aquí donde se desencadenan una serie de factores que haran del inicio de la carrera un verdadero infierno para muchos atletas.

Justamente antes de que comience la carrera, tu cuerpo no dispone de la cantidad suficiente de oxígeno en la sangre ni la energía necesaria para enfrentar una competencia de esta índole.

Ahora bien, una vez que inicia la marcha y llevas cerca de dos minutos activo, tus músculos se vuelven más exigentes, solicitando ciertas cosas a fin de estar a la altura del momento.

Con la finalidad de conservar el ritmo adecuado de una actividad meramente aeróbica, tu cuerpo busca encarecidamente incrementar los niveles de oxígeno. De esta manera, podrás adaptarte correctamente a las grandes exigencias que la competición amerita.

Es enteramente “normal” que te sientas en una situación algo comprometida en el preciso momento en que tu cuerpo nota lo que le está pasando. Los síntomas pueden variar según el atleta, pero algunos de ellos son:

  • Elevación de la frecuencia cardíaca
  • Respiración cansada y profunda
  • Los músculos manifiestan la aparición de ácido láctico

El cuerpo hace lo posible por recuperarse y conseguir un balance

Ten presente que, si arrancas muy rápido la carrera, lamentablemente te expones a una situación riesgosa donde, claro, no disfrutarás el recorrido y te sentirás muy incómodo. Algunos argumentan que proceder de esa manera es la mejor opción para ganar, sin embargo, se equivocan, ya que es todo lo contrario.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Es bueno tener piernas largas para correr?

Puede que muchos se sientan muy bien al partir muy rápido al principio del trayecto, no obstante, debes ser consciente de lo que tu cuerpo necesita.

En pro de experimentar una carrera enteramente saludable y satisfactoria, puedes seguir las siguientes indicaciones:

Incluye ejercicios de calentamiento antes de iniciar la carrera:

Tal vez te parezca algo innecesario e insignificante, pero hacer esto te traerá grandes ventajas que vendrán fenomenal, y seguro agradecerás. El calentamiento hace posible el incremento del flujo sanguíneo en tus piernas, permitiendo así que tu cuerpo esté listo para las exigencias musculares características del atletismo.

Inicia la carrera de manera pausada

Si quieres tener un recorrido controlado y relajado, lo mejor que puedes hacer es empezar el primer kilómetro de forma calmada.

Tras pasar unos 10 minutos, verás como tu cuerpo se irá ajustando cada vez más al ritmo de la competencia y a las exigencias de los músculos. Sentirás tus pies muy ligeros conforme pasan los minutos, demostrándote que están preparados para los que se avecina.

Recorrido del primer kilómetro

Al haber recorrido la distancia correspondiente al primer kilómetro e ir aumentando poco a poco tu ritmo estarás ayudando a tu cuerpo al proceso de adaptación. Esto da pie a que, de manera gradual, te vayas ajustando a las exigencias al tiempo que te preparas para lo que sigue más adelante.

por que la primera parte de la carrera suele ser peor

Mantener un equilibrio entre la mente y el cuerpo te ayudará a tener una carrera satisfactoria donde el pensamiento de que” la primera parte de la carrera suele ser peor” será parte del pasado. Seguir estas instrucciones te permitirá superar ese hecho además de aumentar las posibilidades de ganar la competencia.

Te puede interesar: Como empezar a correr con sobrepeso

Calentamiento previo a la competencia

Como bien sabes, el inicio de la competición suele ser engorrosa y como se dijo, realizar un buen calentamiento sirve para evitar esa situación. El objetivo es preparar a tus músculos y tendones para la actividad física que se acerca, además de mantener al margen algunas lesiones.

Calentamiento de tobillos

Gira un tobillo de un lado a otro sobre tu propio eje, luego repite con el otro tobillo. Evita forzar la articulación, y mantén a raya cualquier dolencia mientras calientas.

Grandes zancadas

Coloca una pierna delante de otra y flexiónala. Intenta flexionar un poco más tu pierna de apoyo hasta donde puedas.

Toques de talón

Parado coloca los brazos estirados en cruz, da una zancada hacia adelante con la pierna izquierda al tiempo que tocas el talón izquierdo con la mano derecha. Mientras haces eso, debes estirar el brazo izquierdo hacia arriba.

Flexiones de tronco

Para este ejercicio deberás caminar mientras flexionas el tronco hacia adelante manteniendo las piernas estiradas.  Repite el proceso cambiando las puntas de tus pies hacia dentro y hacia afuera.

Carrera corta

Para finalizar el calentamiento, inicia una carrera de unos 5 o 10 minutos, realizando un trote suave para acoplar tus piernas al ejercicio.

Cuando estés realizando tu calentamiento, ten en consideración que deber ser ejecutados con sumo cuidado sin llegar a forzar ningún movimiento. Asimismo, no debe causarte agotamiento en lo absoluto, ni esforzarte más de lo necesario.

El calentamiento simplemente te ayudará a resistir adecuadamente el entrenamiento que le sigue.

Conclusiones

Como pudiste notar, el pensamiento de que de “la primera parte de la carrera suele ser peor”, no es un mito. Sin embargo, atravesar por esa desagradable situación dependerá nada más y nada menos que de ti y tu técnica de arranque en la pista.

Sin importar cuán emocionado estés por comenzar, recuerda que tu cuerpo tiene ciertas condiciones que sin tu ayuda no puede cumplir. Darte el tiempo necesario para adaptarte a las exigencias demandadas por la competencia es la mejor opción que tienes para disfrutar y ganar.

Te puede  interesar: