¿Correr con el talón o no talonear?

¿Qué deberían hacer nuestros pies cuando pisan el suelo? ¿Es bueno talonear? ¿Cuál es la forma o técnica correcta para correr?

Parece una pregunta tan simple, y sin embargo, el mundo del «running» no parece saber la respuesta.

La mayoría de los corredores entran en contacto con el suelo con el talón primero. Sin embargo, si lees el libro, como muchos corredores, de Chris McDougall, Born to Run, estarás más familiarizado con la idea de que pisar con el talón es un signo de mala técnica de carrera.

Te puede interesar: Los mejores libros para correr

En parte como resultado de este libro, en los últimos años se ha visto un cambio desde la pisada de talón a un zancada o pisada más en el mediopié o incluso en el antepié.

Se afirma que este estilo de carrera es más eficiente y menos propenso a provocar lesiones. Pero hay un problema: ciertos estudios han demostrado que no hay diferencia en las tasas de lesiones entre los corredores que pisan con el talón primero y los que pisan con el mediopié.

¿Cómo se debe pisar al correr?



Existe mucha controversia en este sentido, hay muchos corredores, tal vez influenciados por fabricantes de calzado, campañas de marketing, libros o películas, que intentan pasar de una pisada con el talón a una pisada más con en el mediopié o en el antepié.

Desafortunadamente, este cambio, lejos de evitarte una lesión, a menudo puede ocasionar todo lo contrario.

Entonces, te vuelves a preguntar, «¿Qué deberían hacer mis pies cuando pisan el suelo?

Hay muchos corredores que intentan pasar de una zapatilla con gran drop a una zapatilla minimalista, con una progresión graduada muy limitada desde la pisada de talón hasta el mediopié o el antepié.

Esto tiende a provocar lesiones

Por lo general, no caminamos descalzos y, por lo tanto, cambiar rápidamente la pisada a una diferente puede provocar cambios en nuestra forma de correr y en nuestra técnica, lo que a su vez puede derivar y aumentar el riesgo de lesiones.

Adaptación a la carrera

Los corredores no debemos apresurarnos cuando tratamos de pisar con el talón a una pisada diferente.

El impacto correcto del pie depende de la velocidad y la superficie

A medida que te vuelves más rápido, por lo general,  irás apoyando más el antepié que el talón. El problema es que utilizamos la pantorrilla como absorción de choque y puede provocarnos torceduras en ellas, calambres y tendinitis en el talón de Aquiles.

Lo que importa es que os podáis adaptaros y encontrar la mejor técnica que funcione, dependiendo de las situaciones que encontréis en el tipo de carrera que hacéis más a menudo.

Lo más probable es que apoyar sobre los dedos de los pies con una pisada prominente en el antepié al comienzo de un maratón no será especialmente efectivo durante más de 40 kilómetros…

Te puede interesar: Entrenamiento Maratón

Una pisada con talón leve sería más económico, junto con una postura de carrera económica efectiva.

Por el contrario, si estás interesado en terminar tu carrera con técnica, ese es el momento de pasar a un contacto en el medio o antepié, levantar las rodillas y correr hacia la meta.

Tipos de apoyos al correr

Para la mayoría de los corredores, especialmente aquellos que no hemos crecido corriendo kilómetros a gran velocidad, una pisada de pie ideal es uno con un aterrizaje suave en el talón o el mediopie.

No hincar el talón en el suelo al aterrizar

Una pisada forzosa con el talón no es ideal, ya que genera una gran fuerza. En su lugar, aterriza suavemente, rueda sobre el mediopié y sobre el antepié durante la pisada del pie y durante todo el ciclo de carrera.

La verdad es que si realmente quieres mejorar tu carrera, no puedes ver la pisada del pie de forma aislada.

Se trata mucho más de analizarse a uno mismo como corredor en general, siendo la pisada de pies un aspecto de la técnica pequeño, no insignificante pero no dominante, que también debe incluir la postura, el equilibrio, el flujo, la progresión y la nutrición.

Maneras de mejorar tu pisada

Evita pisadas excesivas con el talón. No metas el talón en el suelo.

Esto podría relacionarse con la elección del calzado y el exceso de zancada. Presta atención a tu postura al correr. Si tienes una pisada con el talón fuerte, endereza tu postura, acorta el paso y concéntrate en dejar que el pie entre en contacto y rodar suavemente sobre el suelo.

Manténte alejado de zapatos y / o plantillas que controlan el movimiento (a menos que te lo indique un profesional adecuadamente).

Asegúrate de prestar atención a la estabilidad pélvica, la alineación y el control muscular.

Recuerda, todo tu cuerpo trabaja en conjunto cuando corres.

Te puede interesar: