Relación entre ritmo cardíaco y estado físico

Ahora muchos relojes deportivos tienen la capacidad de medir el ritmo cardíaco durante el ejercicio y reposo durante todo el día.

Sabemos que la frecuencia cardíaca durante el ejercicio puede mostrarte la intensidad con la que estás entrenando; una frecuencia cardíaca más alta significa que estás ejerciendo mayores exigencias en tu sistema cardiovascular y, por lo tanto, tu corazón está trabajando más duro para bombear la sangre lo suficientemente rápido como para satisfacer esas necesidades.

Importancia de la FC

La frecuencia cardíaca en reposo es interesante, ya que este número puede darte una idea de tu estado físico y cómo estás cambiando con el tiempo.

Además, podría proporcionarle a tu médico información que, combinada con otros factores, puede indicar un problema cardíaco.

Ahora, es importante tener en cuenta que nunca debes confiar en un reloj como los Garmin, Apple o Polar para diagnosticar una posible afección cardíaca.

Solo un médico puede hacer un diagnóstico (no te diagnostiques a ti mismo según lo que diga tu reloj).

No olvides que los relojes no son dispositivos médicos y la precisión de uno a otro varía mucho.

Los monitores de frecuencia cardíaca de muñeca se pueden usar para obtener información sobre tus estadísticas, pero nunca sustituyen la visita a un médico y realizar exámenes de detección avanzados si te preocupa que algo pueda estar mal.



Ritmo cardíaco en Reposo

Tu ritmo cardíaco en reposo es una medida de la cantidad de veces que tu corazón late por minuto mientras estás en reposo.

Una frecuencia cardíaca en reposo entre 60 y 100 latidos por minuto (PPM) se considera normal, pero de 60 a 80 es óptima.

En general, una frecuencia cardíaca en reposo más baja indica una función cardíaca más eficiente y una mejor salud cardiovascular, recientes investigaciones han relacionado una FC más alta en reposo con un mayor riesgo de problemas cardíacos, como apoplejía y ataque cardíaco.

La mejor hora del día para medir tu ritmo cardíaco en reposo es justo a la mañana siguiente de haberte despertado

Durante el día, los cambios en tu nivel de actividad, posición corporal, estado emocional, consumo de cafeína y niveles de hidratación afectarán tu FC.

Factores que influyen

Muchos factores influyen en lo que es normal para cualquier persona. La genética, la edad y el género tienen un impacto en la línea de base de la FC y juegan un papel en la determinación de tu rango normal. Esas no son realmente cosas que puedas cambiar, pero hay un factor que puedes cambiar: tu nivel de condición física.

En general, una frecuencia cardíaca en reposo más baja indica un mayor nivel de aptitud cardiovascular.

Cuanto más ejercicio haces y más duro entrenes, más baja es tu frecuencia cardíaca en reposo.  Es por eso que la frecuencia cardíaca en reposo a menudo se cita como una buena medida de qué tan bien está una persona.

Para que nos podamos hacer una idea, una frecuencia cardíaca normal en reposo para un maratonista de élite es de aproximadamente 40 PPM. O, para nosotros, los atletas no olímpicos, en lugar de tener una FC en reposo en el rango de 70 a 80, con el ejercicio regular podemos tenerlo en las 60 o menos».

Eso es gracias al efecto de entrenamiento que tiene el ejercicio cardiovascular en el corazón.

Cómo el ejercicio mejora nuestra FC

Cuando haces ejercicio, tu corazón tiene que esforzarse mucho para bombear suficiente sangre a tus pulmones y músculos.

Cuando se somete a este estrés con regularidad con el tiempo, se adapta lentamente (en realidad crece y se vuelve más fuerte) y eventualmente puede bombear suficiente sangre con menos latidos.

Las mismas actividades terminan siendo menos estresantes, ya que el sistema cardiovascular estará más preparado para manejarlas.

Esta es la misma razón por la que, cuando haces algo como correr, con el tiempo, podrás trabajar con mayor intensidad durante más tiempo (con tu FC en un lugar cómodo) que cuando empezaste.

Al mismo tiempo, cuanto más entrenas, mejor se pone tu cuerpo para activar el sistema nervioso parasimpático. Así es como funciona: el ejercicio estimula el sistema nervioso simpático.

Tu sistema nervioso parasimpático lo contrarresta. Es su sistema de recuperación y regeneración lo que calma tu cuerpo. Relaja los pulmones, el corazón, los vasos sanguíneos, la digestión y más.

Cuando entrenas más y pones a tu cuerpo bajo un estrés que estimula el sistema simpático, tu cuerpo mejora al voltear el sistema parasimpático para restablecer el equilibrio después del ejercicio.

Un sistema parasimpático más activado contribuye a una menor frecuencia cardíaca en reposo.

Es probable que notes esta adaptación en la frecuencia cardíaca en el transcurso de unos pocos meses.

Al principio, en realidad podría aumentar, cuando tu cuerpo se somete por primera vez a un nuevo estrés y aún no se ha adaptado.

Así que no te preocupes si el primer mes o dos sube. Comenzará a disminuir. Cuando se trata de mantener los efectos, con tan solo 20 minutos de ejercicio cardiovascular tres veces a la semana deberían ser suficientes.

Factores que aumentan o disminuyen nuestra FC en reposo

Si tu ritmo cardíaco en reposo aumenta o disminuye drásticamente, podría ser una señal de que algo es anormal, pero también podría ser no importante.

Si la FC aumenta cuando no estás activo, podría ser un indicio de deshidratación, exceso de cafeína, o que estás desarrollando fiebre.

A lo largo de la historia médica, la FC ha sido un determinante muy útil de cuándo algo va mal.

Tu ritmo cardíaco también aumenta cuando estás estresado, por lo que si el estrés es un problema crónico, puedes notar que tu FC en reposo está elevada.

La frecuencia cardíaca alta en reposo, llamada taquicardia, también puede ser una señal de que algo anormal está sucediendo, que está alterando las señales eléctricas del corazón y causando que el ritmo cardíaco sea demasiado rápido.

En algunos casos, es inofensivo. En otros casos, dejarlo sin tratamiento puede ser peligroso, lo que podría provocar un paro cardíaco, una insuficiencia cardíaca o un derrame cerebral.

Si tu ritmo cardíaco en reposo aumenta notablemente cuando no estás haciendo ejercicio, y especialmente si no es un incidente aislado, vale la pena consultar con su médico.

Así que ya sabes, tu FC en reposo será un indicativo de tu estado de forma.

Nos vemos en los entrenos!!

Te puede interesar: