Cómo iniciarte en el ciclismo

El ciclismo es uno de los deportes que más beneficios te aportarán a tu cuerpo, además de que se puede convertir en un estilo de vida.

Pero antes de empezar, veamos cuáles son los beneficios de montar en bicicleta y cuáles son las claves para iniciarte en este maravilloso deporte.

Beneficios del ciclismo



El ciclismo es una actividad que te ayudará a mantener en forma tus piernas, la cintura y las caderas.

Fortalecerás los músculos que están alrededor de la rodilla, ideal para el desarrollo de la fuerza y la resistencia y además de un excelente ejercicio que mejorará tu salud y esperanza de vida.

El ciclismo también es una actividad que ayuda a desarrollar el corazón y los pulmones, sin el constante impacto que recibe tus articulaciones por ejemplo cuando corres.

A causa de esos impactos que desgastan bastante al cuerpo, la condición física para correr es mucho más difícil de desarrollar que la del ciclismo.

Y para las personas a las que no les guste correr, el ciclismo supone una buena alternativa para mejorar su eficiencia cardio-respiratoria y así beneficiarse de tener una buena salud.

Para quienes ya corran, el ciclismo ofrece un buen ejercicio complementario (véase artículo entrenamiento cruzado).

Mientras el estiramiento se haga de una manera regular, el ciclismo te ayudará a correr y el correr al ciclismo.

¿Cómo empezar a montar en bicicleta?

Para empezar, consigue una bicicleta con un cuadro a tu medida.

TriconsejoUna forma simple de comprobar si el cuadro es del tamaño adecuado consiste en subir a la bicicleta, con los pies tocando enteramente el suelo y la barra horizontal cerca de la entrepierna, pero sin tocarla.

Si esta barra te impide poner los pies en el suelo, es que el cuadro es muy grande para ti.

Tampoco sería adecuada si solo te deja apoyar las puntas de los pies.

Si la bicicleta no tuviera barra horizontal, la barra vertical (que va desde el centro del eje de los pedales al tubo del sillín) debería medir unos 25 cm menos que tu pierna (medida desde el punto de unión de la entrepierna hasta el suelo).

La inclinación del asiento debe estar levemente hacia arriba.

La posición es importante

La posición tiene que resultarte cómoda, con el peso del cuerpo distribuido homogéneamente entre el asiento, el manillar y los pedales.

Tu postura tendría que permitirte ir en bicicleta cómodamente con los dos brazos estirados o ligeramente doblados.

Si tienes los brazos levemente doblados por los codos, serás capaz de absorber la mayoría de las sacudidas y tendrás un mejor control.

Eso también reduce la tirantez en en la parte superior del cuerpo.

El asiento tendría que estar lo suficientemente alto como para permitir que la pierna quede ligeramente doblada al llegar el pedal abajo.

No ajustes el sillín demasiado alto haciendo que la pierna se estire del todo.

Experimenta hasta que encuentres una posición que te permita la máxima potencia y comodidad.

Hay muchas ideas sobre la altura correcta del sillín.

La más común es ajustar el sillín de forma que puedas pedalear hacia atrás con los talones mientras alguien te sostiene la bicicleta.

Al llegar al pedal abajo con el talón apoyado, la pierna debería estar recta sin forzar la cadera en el movimiento.

Para aumentar la potencia y la estabilidad usa zapatos con fijaciones y correas en los pedales. (mirar guía zapatos para ciclismo)

Esto te dará la sensación de ser parte de la bicicleta.

Las fijaciones te mantendrán los pies en la posición apropiada, firme y recta hacia delante.

Ganarás mas estabilidad y equilibrio, con una mayor distribución de la potencia de las piernas.

Con las fijaciones en los zapatos podrás tirar incluso del pedal hacia arriba con el pie que sube.

Ponte en marcha

Encontrar la bicicleta perfecta es solo la mitad de la ecuación. También hay algunos equipos esenciales que necesitarás. Un casco nuevo es el más importante y se debe usar en todo momento mientras se conduce.

Otros elementos importantes incluyen algunas herramientas (cubiertas, una bomba, tubos de repuesto y una herramienta múltiple) y una botella de agua o dos. También puede comprar una ciclocomputadora de ciclismo que es útil para medir el kilometraje y las rutas de navegación.

Descubre qué tipo de ciclista eres

A medida que pasas más y más tiempo en la bici, aprenderás más sobre tu estilo y preferencias personales de conducción.

Tal vez te guste montar de forma no competitiva con un grupo, o prefieras salir de aventuras en solitario. Tal vez te encuentres con ganas de correr, o simplemente uses tu bicicleta para ir al trabajo todos los días.

Hay infinitas formas de montar y disfrutar de la bici: solo se necesita un poco de prueba y error para encontrar el tuyo.

Además dependiendo de tu físico y talento descubrirás de forma natural tu tipo específico de conducción. Si te encuentras más cómodo en carreras de velocidad, escalada o grupo.

El objetivo siempre es ser un ciclista equilibrado, pero fomentar tus fortalezas (o lo que más disfrutes) es una forma segura de mantener la diversión en bicicleta. Además, es parte del deporte: los ciclistas profesionales generalmente se especializan en un estilo, ya sea en carreras de velocidad, escalada o contrarreloj.

Crea un hábito

Tus primeros paseos pueden ser difíciles, tu cuerpo se está ajustando al estrés de una actividad totalmente nueva.

Pero como todas las cosas en la vida, el progreso real se hace cuando te mantiene en el tiempo. El primer paso para hacer del hábito de montar es ser realista. No esperes convertirte mágicamente en una ciclista profesional de la noche a la mañana solo porque tienes una bicicleta nueva, o quieres hacer una ruta de 150 kilómetros.

Empieza poco a poco

Establecer una meta a largo plazo es una excelente manera de mantenerse motivado y hacer un seguimiento de tu progreso. Puedes aspirar a entrenar un cierto número de días a la semana o una carrera de gran fondo, o crear tu propio objetivo de kilometraje a largo plazo.

Encuentra un grupo de ciclismo

Hay algo que decir acerca de encontrar la motivación interna para entrenar con regularidad, pero a veces un poco de presión positiva de los compañeros ayuda mucho.

El ciclismo es únicamente un deporte individual y grupal. Ciertamente, puedes montar y cumplir tus objetivos solo, pero conducir con un grupo puede hacer que sea más fácil físicamente (puedes trabajar entre sí por menos resistencia al viento) y más motivador.

Encontrarás rápidamente que el ciclismo es un deporte sorprendentemente social y de apoyo. Las salidas semanales en grupo pueden hacerte responsable y darte el empujón adicional que necesitas para lanzar tu pierna sobre la silla de montar cuando falta la motivación.

Muchas personas en estos viajes organizados tienen consejos de años de experiencia que están más que dispuestos a compartir: ¡mira, aprende y haz preguntas!

Si has llegado hasta aquí, estoy seguro que estás bastante motivado como para empezar a montar en bici y pronto te podré ver «escalando puertos de primera categoría» 😉

Pero recuerda que lo difícil no es empezar, lo difícil es ser constante!!

Nos vemos en los entrenos!!

Artículos relacionados:

– Mi primera bici ¿nueva o usada?

– Mejores materiales para bicicleta que no te pueden faltar