Cómo la natación puede ayudarte con la ansiedad

Todos en algún momento hemos sufrido de ansiedad, sobre todo al enfrentarnos a situaciones que pueden generar incomodidad, miedo o estrés en nosotros.

A veces, la ansiedad puede ser transformada en algo positivo, usándola como un escudo.

Pero en otros casos, cuando la ansiedad aparece sin explicación alguna de un momento a otro, es imposible hacer de ésta un mecanismo de defensa.

Mucho se ha dicho de la influencia de las actividades físicas sobre algunos estados mentales y psicológicos del ser humano, siendo vistos como algo terapéutico, gracias al drenaje de estrés que conlleva realizar una actividad deportiva.

En este sentido, podemos hacer referencia a la natación, que es un deporte de movimiento y desplazamiento a través del agua y que me ha servido personalmente a superar varias etapas de mi vida que me he visto «sobrepasado»

¿Se puede curar la ansiedad a través de la natación?

Aunque no exista una cura como tal, esta afección puede ser manejada para aliviar los conflictos internos y producir una sensación de bienestar.

La ansiedad es un problema que requiere de atención médica para evitar su avance y ser controlada, sin embargo, hay quienes piensan que, por el contrario, cambiar los hábitos alimenticios, así como realizar actividades deportivas pueden frenar su evolución.

¿Existen estudios que lo comprueben?



Existen estudios que han demostrado que nadar reduce los síntomas de depresión y ansiedad, esto por medio de una encuesta que se realizó a personas que sufren de esta perturbación.

Dichas personas han explicado que realizar esta actividad por lo menos una vez durante la semana, eleva sus niveles de autoestima y felicidad.

Otros, dan a conocer que luego de practicar este deporte, se sienten más motivados para enfrentar la vida diaria, para llevar a cabo su rutina o simplemente luchar mejor con los distintos obstáculos que les presente la vida.

Conexión entre la salud física y la salud mental

Los especialistas han expuesto la idea del papel que la actividad física tiene en la salud mental, planteando que la salud mental y física están interconectadas.

Hay pruebas de estudio que apuntan a que la actividad física reduce las posibilidades de padecer depresión o ansiedad en cualquier individuo.

Gran parte de esta idea se les atribuye a las cualidades del agua, ya que nadar resulta una experiencia única por los rasgos virtuosos que lleva consigo.

Uno de estos, es que su flotabilidad ya que hace que todos puedan emplear un ritmo oportuno. Así como el solo hecho de entrar en el agua representa una liberación de estrés única.

Es un error ver la práctica de natación como actividad que solo fomenta la parte física del ser humano, cuando la realidad es otra, pues también ayuda mantener el cerebro sano.

Nadar, sirve para reparar las células de cualquier deterioro cerebral que pueda mostrarse a nivel molecular, así como también a nivel de conducta.

Lo que hace que se produzcan mejoras en los neurotransmisores, quienes son los encargados de influir en el estado de ánimo, del mismo modo que entran en juego las hormonas responsables del estrés, por lo que se aplican de forma considerable los síntomas de la depresión y ansiedad.

Según una gran cantidad de publicaciones en revistas deportivas

Las mejoras en el estado de ánimo se deben al aumento enorme de la circulación sanguínea en el cerebro y sus efectos en el hipotálamo, lugar donde se controla el estrés, llegando a disminuirse tanto emocional como psicológicamente.

Del mismo modo, la natación, también libera proteínas que hacen que ayudan a la permanencia en el cerebro de endorfinas, perfecta para controlar el estrés.

También se ha indicado que la natación mejora la memoria. 

Otros deportes que ayudan a combatir la ansiedad

Aunque la natación es el deporte predilecto para tratar este problema, no es el único. Tales como el baloncesto, el fútbol, el tenis, el aeróbic o cualquiera donde pueda mantenerse en contacto con un entorno agradable y en compañía.

También podemos mencionar el yoga y pilates, pues son deportes creados para recuperar energía y relajarse.

También es vital que la persona que sufre de ansiedad mantenga la disposición de afrontarla, así como estar dispuesta a realizar la actividad deportiva y no hacerlo bajo ningún tipo de presión, ya que esto podría causar un efecto adverso en la persona.

Te puede interesar: