Táctica en el triatlón

Para aquellos triatletas que sois un poco más más competitivos, incluir algunas tácticas y estrategias de carrera puede significar la diferencia entre un primer o segundo puesto en vuestro próximo triatlón o la diferencia de adelantar a esos compañeros de club que tenéis ese «pique» sano.

En su mayor parte, las carreras multideportivas, y específicamente el deporte del triatlón, requieren un ritmo constante de principio a fin. Y esto es difícil de mantener.

Las carreras de triatlón son un equilibrio entre la administración de la energía y su gasto. Con la excepción de aquellas carreras con drafting, la estrategia y las tácticas del oponente no son una consideración, mientras que el ritmo individual sí lo es.

Sin embargo, hay casos en que las tácticas y la estrategia pueden ayudarte a vencer a un oponente en una carrera.

En primer lugar, debes intentar esta táctica por tu grupo de edad. Nunca pierdas el tiempo atacando a un atleta que no está en tu categoría, no tiene sentido!!

En segundo lugar, el oponente debe estar dentro de tu alcance de rendimiento. Si tu oponente está significativamente por delante de ti, abriendo un espacio, y estás superado, entonces solo perderás tiempo y energía intentando atacar.

Solo lo utilizarás esta táctica cuando estás en equilibrio y compitiendo codo con codo.

Cómo planear una táctica de triatlón



Reconocimiento

Si compites habitualmente, asegúrate de conocer a tus competidores. A menudo competirás contra las mismas personas año tras año, especialmente en carreras más pequeñas y grupos de mayor edad.

Es posible que desees comparar los tiempos de carrera de la temporada anterior. Intenta recordar qué tipo de bicicleta monta tu rival. ¿Usan la misma equipación de equipo?

Te puede interesar: Mejores trajes o monos para triatlón

Al comienzo de una carrera, toma tu punto de partida hacia el frente del grupo y observa a los otros corredores a tu alrededor.

Busca a los otros competidores de tu categoría de edad y marca el punto de referencia. Una vez que empieza la carrera, trata de vigilarlos.

Esto puede ser difícil de hacer durante la natación, pero es mucho más fácil en la bicicleta y corriendo. Búscalos durante la transición.

Mantén un registro del lugar que te encuentras y cuántos atletas en tu categoría se encuentran frente a ti.

Si crees que eres el primero en tu categoría, no hay necesidad de considerar atacar a otro atleta a menos que estés disputando la general.

Táctica

Si te encuentras a una distancia de ataque o ganas a un oponente, tómate un tiempo para observarlos.

¿Su respiración es acelerada o relajada? ¿Su técnica se está empeorando y está volviéndose inadecuada? ¿Se ponen constantemente de pie en la bicicleta en las subidas?

Cuando pasa, ¿aceleran y tratan de perseguirte? ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de tu oponente? Considera en qué punto de la carrera te encuentras.

Si es temprano, tienes mucho tiempo para observar y formular tácticas. En un duatlón, es importante considerar la división de la primera carrera de tu oponente. Si fueron más lentos en la carrera pero te atraparon en la bicicleta.

Luego considera tu nivel de esfuerzo. Si ya estás en tu ritmo de carrera o en tu umbral de lactato o por encima de este, olvídate del ataque en su mayor parte.

Una vez que estás en anaeróbico, estás en riesgo y necesitarás disminuir tu ritmo para recuperarte.

Si tienes resistencia y capacidad anaeróbica considerable, esta puede no ser una táctica mala, pero solo si tu oponente también es superado.

¿Tuviste que gastar mucha energía a medida que avanzaste o cerraste la brecha rápidamente?

Ataque

Pégate a tu oponente en tres o cuatro metros de bicicleta teniendo cuidado de no tener una penalización.

Luego elige una parte del recorrido que favorezca tus puntos fuertes. Si eres un escalador, esto, por supuesto, será una escalada en comparación con una sección plana.

Desplázate lentamente dentro de su estela y toma unos segundos para descansar.

Recuerda, solo tienes 15 segundos para pasar. Ahora mueve suavemente a tu oponente para que parezca lo más sencillo posible; no pases a toda velocidad.

Mantén este ritmo y observa su reacción. La reacción normal al pasar es dar caza. Si ya están superados, pueden bajar la cabeza y retroceder, lo cual es una buena señal. Continúa abriendo un espacio cuando tu estado físico lo permita.

Si tu oponente se queda contigo, baja el ritmo lentamente hasta que te sobrepasen. De nuevo, observa cuánta energía están gastando.

Tu objetivo es desgastarlos y los cambios de ritmo hacen exactamente eso. Repite el proceso y trata de abrir una brecha más grande esta vez.

Si no puedes con ellos, puede ser una buena idea retroceder y mantenerte detrás de ellos. Será más fácil mantener el ritmo que marcar el paso. Una mejor táctica en este punto sería ahorrar la mayor cantidad de energía posible y esperar atraparlos en la carrera.

Recuerda atacar siempre donde eres fuerte y tu oponente débil.

Estas tácticas se aplican a nadar y correr tan bien como la bicicleta. Si tienes una gran patada de 50 metros, saca provecho de esto.

Puedes ser capaz de vencer a un atleta más rápido al pensar en ellos. Una vez que piensan que eres más rápido, todo ha terminado; ellos caerán y se rendirán.

Estos matices sutiles pueden ser la diferencia entre terminar en el podio o irte a casa sin nada.

Ya os veré en el podium!!! ;)

Te puede interesar: