La ansiedad en el deporte

¿Te encuentras bien durante el entrenamiento o la práctica, pero fracasas a la hora de competir? Si los sentimientos de nerviosismo, ansiedad o miedo interfieren con tu rendimiento deportivo, debes aprender a usar algunos consejos de la psicología deportiva, ya que pueden ayudarte a controlar tu ansiedad y reducir los nervios del día de carrera.

¿Qué es la ansiedad deportiva?



La ansiedad por el rendimiento en los deportes, a veces denominada «asfixia», se describe como una disminución en el rendimiento deportivo debido a un estrés demasiado percibido.

El estrés percibido a menudo aumenta en nosotros el día de carrera porque:

  1. Hay una gran cantidad de personas que están atentos a nosotros y nos están viendo.
  2. Tenemos unas expectativas extremadamente altas de éxito.

Este tipo de estrés a menudo se basa en la forma en que interpretamos la situación. Es rara la situación externa que causa el estrés, sino más bien la forma en la que nosotros como deportistas tenemos con nosotros mismos un diálogo interno que describimos la situación que crea la sensación de estrés, la ansiedad y el miedo.

Para las personas que les pasa esto durante la competición, es importante comprender que los pensamientos que tienes con respecto a la carrera pueden modificarse, ajustarse o controlarse con la psicología deportiva y la práctica mental apropiadas.

¿Cómo podemos evitar o reducir esta ansiedad?

Un atleta primero debe determinar si los pensamientos de duda, fracaso o falta de confianza se deben a una percepción de falta de habilidad.

Si es así, la conversación interna generalmente conducirá a sentimientos continuos de ansiedad, nerviosismo y tensión. Por ello debes darte cuenta de que es difícil hacer lo mejor en un deporte cuando tu propia voz interna te dice lo contrario.

Para superar la ansiedad del rendimiento, un psicólogo deportivo o entrenador,  pueden tratar de ayudarte a entender por qué esos pensamientos y sentimientos se desarrollan y luego tratar de cambiar o modificar ese proceso con cantidades limitadas de éxito.

Para los que regresáis de lesiones a menudo podéis tener problemas emocionales que socavan la confianza. Por qué surgen estos pensamientos puede ser de interés, pero conocer la respuesta no siempre es necesario para superarlos.

Aquí hay algunos consejos que pueden ayudarte a cambiar o redirigir el diálogo interno negativo.

Te puede interesar: Así compite el cerebro de un corredor

Reduce la ansiedad ante el rendimiento antes de la carrera

Debes reconocer que los nervios antes de la carrera son normales.  Acepta, en lugar de luchar, el sentimiento nervioso que sientes.

No lo malinterpretes pensando que es miedo. Esa descarga de adrenalina que sientes es normal y es parte de la preparación natural de tu cuerpo para la competición.

Fíjate, pero no te enfoques en eso. Una vez que comience la carrera, esa sensación desaparecerá como siempre.

Prepárate tanto mental como físicamente.  Llega a la carrera con tiempo suficiente para que no tengas prisa, lo que solo aumentará tu estrés. Haz un calentamiento completo. Haz algo de estiramiento suave, revisa el recorrido, vístete adecuadamente para las condiciones.

Visualiza. Permítete unos minutos para practicar la visualización.

Durante este tiempo, ensayas mentalmente y te muestras haciendo las cosas bien. Respira tranquilo, cierra los ojos y utiliza imágenes mentales para visualizarte realizando una buena carrera.

Esta conversación interna positiva puede cambiar tu actitud. Si bien los atletas deben ser lo suficientemente flexibles como para reaccionar ante la carrera, debes llegar con una estrategia general de cómo quieres competir.

Tu estrategia puede ser simple (mantener un ritmo constante o mantener una frecuencia cardíaca constante) o compleja.

Reduce la ansiedad de rendimiento durante la carrera

Concéntrate en los que estás haciendo en vez del resultado. Mantente presente en el momento y evita pensar demasiado en el evento o pensando en el final.

Si ves que tienes pensamientos negativos o en un diálogo interno negativo, detente y concéntrate solo en tu respiración.

Concentrarse en tu ritmo de respiración to llevará automáticamente al presente.

Intenta sonreír. De Verdad. Si estás luchando con pensamientos negativos y no puedes salir del círculo, simplemente oblígate a sonreír, aunque solo sea por unos segundos.

Esta simple acción cambiará tu actitud en una fracción de segundo. Tal vez eso es todo el tiempo que necesitas para relajarte de nuevo en tu rendimiento.

Corre como si no te importara el resultado. Si te encuentras atrapado en pensamientos negativos y encuentras que de repente esperas lo peor, será imposible de realizar tu mejor carrera.

Si comienzas a competir como si no te importara el resultado, puedes relajarte y disfrutar de la carrera tal como es: otro día en tu vida.

No es lo más importante en tu vida

Reducir la ansiedad de rendimiento después del evento

Revisa la carrera y recuerda las cosas que hiciste bien. Concéntrate en las acciones, pensamientos y comportamientos que te ayudaron a mejorar

Reconoce, pero olvídate rápidamente de las cosas que obstaculizaron su trabajo. Este es el mismo principio que evitar un obstáculo mientras conduces: busca dónde quieres ir, no dónde no.

Cuando te enfocas en el bache, invariablemente lo caes. Enfocarse en los aspectos negativos del evento no te ayudará a mejorar en el futuro. Más bien, desearás centrarse en los momentos en que lo hiciste bien».

Esta es una forma de ensayo mental donde se practican habilidades que se utilizarán en la próxima carrera

Diseña un programa de entrenamiento que imite las condiciones similares a las carreras. Los equipos y clubes a menudo hacen tal entrenamiento.

Si siempre entrenas solo, considera unirte a un grupo para que puedas hacer este tipo de simulación. La práctica es más efectiva si puedes imitar las condiciones a las que te enfrentarás en la competición.

Los entrenadores también pueden ayudar u obstaculizar la capacidad del atleta para superar la ansiedad durante la competición.

Los entrenadores a menudo inadvertidamente refuerzan un patrón de ansiedad cuando tratan de alentar («el próximo sector es crítico»). Tal conversación solo aumenta la presión que un atleta siente por realizar.

Recuerda que la ansiedad puede ser tratada si conoces el patrón de pensamientos negativos que tienes antes y durante la competición.

Si te encuentras en una espiral descendente, simplemente reconoce esos pensamientos y déjalos ir. Concéntrate en tu respiración y piensa como si lo estuvieras disfrutando.

Lo más probable es que te des cuenta de que lo estás disfrutando a pesar del rendimiento ocasional que no es perfecto.

Como conclusión te diré que el deporte para la mayoría de nosotros que no vivimos de ello, nos lo tenemos que tomar como un placer, un estilo de vida, una vía de escape, bueno cada uno tiene su motivo en particular, pero lo que nunca nos puede pasar es que se convierta en una obsesión y que nos perjudique. Ya que el objetivo del deporte es todo lo contrario.

Nos vemos en los entrenos y a ser felices!!!

Te puede interesar: