5 consejos para correr por la mañana

Para los corredores más motivados, levantarse a las 5:30 AM es normal para realizar una buena carrera o entrenamiento de fuerza.

Mientras que a algunos les encanta entrenar por la mañana temprano, otros lo odian o no tienen tiempo, y esperan hasta la noche porque se sienten más despiertos y con más energía.

Comenzar el día con una carrera o ejercicio puede resultar positivo, ya que puede aumentar tu metabolismo, quemar grasa corporal y otros muchos beneficios psicológicos que tendrán un impacto positivo en el resto del día.

Pero también es cierto que puede dar pereza (es duro) o incluso pensar que salir a correr en vez de quedarte en la cama calentito es de locos.

Pero como yo digo siempre ¿Quién está cuerdo? Por lo que he decidido compartir cuáles son las estrategias que utilizo para salir temprano por la mañana a correr y no morir en el intento.

¿Qué es lo que hace levantarme a las 6:30 de la mañana para entrenar?

Para mí, nada supera la tranquilidad y la paz que te da correr a esa hora del día. Los caminos están despejados, el aire es más limpio, y solo soy yo con mis pensamientos.

Si tienes la suerte de tener una ruta corriendo cerca de un río o mar, pruébalo en la mañana, los sonidos del río y la vida silvestre a esta hora del día son increíbles.

Incluso ir al gimnasio a esta hora de la mañana te dará tranquilidad.

El levantarte temprano te evita las prisas antes del trabajo, podrás concentrarte mejor a parte de que no tendrás que compartir o sentirte presionado en una máquina porque haya «cola de espera».

En cierto modo, supongo que tengo suerte de levantarme temprano y sentirme lo suficientemente bien como para continuar con mis tareas ahora es algo natural para mí.

Sin embargo, esto no siempre ha sido así, se necesita autodisciplina y acostumbrarte, especialmente en las primeras semanas, pero si continúas así, prometo que pronto se convertirá en una necesidad para ti.

Como beneficio adicional, tendrás algo logrado antes de las 9 a.m., teniendo el día más tranquilo y productivo.

Te puede interesar: Mejores planes de entrenamiento para correr

Beneficios de correr por la mañana

Cómo estar mejor de salud, ser más feliz y más productivo: todo está en el tiempo.

El ejercicio matutino puede quemar un 20% más de grasa que los entrenamientos posteriores a la comida.

¿No os habéis preguntado alguna vez sobre cuándo era mejor entrenar? ¿Nuestro entrenamiento será mejor dependiendo de la hora del día? ¿Pero cuándo es el mejor momento para entrenar? La ciencia tiene algunas respuestas, y la mayoría de ellas depende de la naturaleza de nuestros objetivos.

Si lo que quieres es perder peso, es mejor entrenar por la mañana.

Cuando nos despertamos, después de no haber comido durante al menos ocho horas, nuestro nivel de azúcar en la sangre es bajo.

Dado que necesitamos azúcar en la sangre para poder correr, el ejercicio matutino utilizará la grasa almacenada en nuestros tejidos para suministrar la energía que necesitamos. (Cuando hacemos ejercicio después de comer, usamos la energía de los alimentos que acabamos de consumir).

En muchos casos, el ejercicio matutino puede quemar un 20% más de grasa que los entrenamientos posteriores a la comida.

Correr por la mañana mejora nuestro estado de ánimo. 

Entrenamientos de cardio, nadar, correr e incluso pasear al perro, pueden elevar el estado de ánimo. Cuando hacemos ejercicio por la mañana, disfrutamos de estos efectos todo el día.

Si esperas para hacer ejercicio hasta la noche, no obtendrás las mismas sensaciones, o bueno quizás podrás dormir mejor, aunque estudios demuestran que entrenar por la noche no ayuda a dormir mejor, sino todo lo contrario ya que activarás más al cuerpo.

Por otra parte, algunos estudios sugieren que es más probable que cumplamos con nuestra rutina de ejercicios cuando lo hacemos por la mañana.

Entonces, si te cuesta seguir un plan, hacer ejercicio por la mañana, especialmente si vas con un compañero habitual, puede ayudarte a crear un hábito.

Trucos para salir temprano a correr

A continuación hay algunos consejos que he encontrado que te ayudarán a comenzar a entrenar por la mañana.

1. Visualiza el despertarte y correr. Unos pocos minutos antes de acostarte, piensa en cómo te vas a despertar al siguiente día y vas a disfrutar de tu carrera matutina.

Si puedes hacer eso con regularidad, solo te ayudará a verte como alguien a quien le gusta correr por la mañana. ¡Y luego puedes hacerlo realidad!

2. Asegúrate de que tu rutina matutina sea simple. Cuando corres por la mañana, lo menos que te apetece es calentarte la cabeza. Quieres vestirte y salir a correr.

Por lo que deja todo preparado para el siguiente día.  No hagas nada más que lo mínimo. Idealmente, solo tardarás de 5 a 10 minutos para prepararte.

3. Haz lo necesario para despertarte. Pon varias alarmas o una alarma en otra habitación, por lo que tendrás que levantarte de la cama para apagarla. Luego, una vez que estés despierto, enciende las luces.

Y, por supuesto, deberás calentar antes de entrenar por la mañana.

4. Come y bebe algo antes de correr. Comer demasiado antes de correr no es lo ideal, pero te sentirás mejor si comes algo. Prueba un plátano o una rebanada de pan tostado con mantequilla, y luego bebe una o dos tazas de agua fría.

Esto acelerará tu metabolismo y le dará a tu cuerpo combustible para correr por la mañana.

Te puede interesar: Mejores zapatillas para correr maratón y media maratón

5. Hazlo no negociable. Si bien a todos nos gusta presionar el botón de posponer, debes ser estricto contigo mismo y evitarlo a toda costa. Levantarse de la cama es la parte más difícil de correr por la mañana, por lo que pulsar el botón y posponer las cosas no hace más que aumentar la probabilidad de que vuelvas a la cama.

6. Facilidad para correr por la mañana. Si no estás acostumbrado a correr por la mañana, levantarte un par de horas antes de lo acostumbrado no será fácil para ti.

Intenta despertarte gradualmente cada vez más temprano y no tengas miedo de levantarte para correr cada mañana, solo para que tengas un tiempo de recuperación de sueño al principio.

Te puede interesar: Cómo tu mente puede hacerte más rápido cuando corres

Con estos consejos y un poco de fuerza de voluntad verás todos los beneficios que tiene entrenar por la mañana. La vitalidad y el humor se verán afectados muy positivamente.

¿Eres de los que les gusta entrenar por la mañana? ¿Lo odias? ¿Cuáles son tus trucos? Déjalos en comentarios!!! Nos vemos trilocos y acordaros que » A quien madruga Dios le ayuda»

Si quieres evitar lesiones correrás menos riesgos si entrenas por la tarde

Los estudios han encontrado que las lesiones son menos comunes en los entrenamientos por la tarde. La temperatura de nuestro cuerpo alcanza su punto más alto al final de la tarde y al anochecer, y cuando nuestros músculos están calientes, son más elásticos y menos propensos a las lesiones.

En un estudio de 2015 de 121 atletas, Elise Facer-Childs y Ronald Brandstaetter de la Universidad de Birmingham encontraron que el rendimiento individual puede variar hasta en un 26% basado únicamente en la hora del día, y que el rendimiento típicamente alcanza un pico entre 10 y 12 horas después de despertarte.

Así que entrenar por las tardes puede ayudarte a correr más rápido y dar más de ti. La función pulmonar es más alta a esta hora del día, por lo que tu sistema de circulación puede distribuir más oxígeno y nutrientes.

Esta también es la hora del día cuando la fuerza alcanza su punto máximo, el tiempo de reacción se acelera, la coordinación se agudiza, y la frecuencia cardíaca y la presión arterial bajan.

De hecho, muchos de los records en atletismo, especialmente en eventos de velocidad, se establecen a última hora de la tarde y anochecer.

Las personas generalmente perciben que se están esforzando un poco menos en la tarde, incluso si están haciendo exactamente la misma rutina de ejercicios que en la mañana, según el American Council on Exercise.

Te puede interesar: