Correr en la playa: Ejercicios, Consejos y beneficios

Con el paso del tiempo la playa ha sido el lugar predilecto por las personas para pasar las vacaciones, descansar y encontrarse con amistades.

El agua, el sol, el viento, las nubes, nos hacen respirar un ambiente de libertad y diversión que nos genera un gran nivel de satisfacción, tal que nos hace sentir renovados y cargados de entusiasmo para afrontar nuestro día a día.

Si bien su principal uso es turístico, a su vez utilizamos la playa para fines deportivos, tanto fuera como dentro del agua, correr por la arena es una de las grandes oportunidades que nos brinda, trayendo múltiples bondades para el cuerpo humano, que van desde aumentar la fuerza en nuestro cuerpo hasta mejorar el equilibrio.

A continuación, te presentaré sus principales beneficios.

Beneficios y recomendaciones

Tiempo




El tiempo representa un papel importante, pues mientras más larga sea la actividad más desgaste habrá, por esto es vital coordinar un espacio de tiempo adecuado.

Frecuencia

Otro factor a considerar es la frecuencia con la que se realice, puesto que mientras se efectúe de forma progresiva y se convierta en un hábito se podrá lograr mayores beneficios.

¿Qué quiere decir eso? Pues que debes empezar de menos más. Ir poco a poco aumentando la distancia y veces que se corre en la playa.

Comodidad

Además, correr en la playa es una actividad que puede realizarse con zapatos o sin zapatos, con pasos cortos o zancadas, lo realmente indispensable es que se haga de forma natural, según te lo permita tu cuerpo y tú condición física.

Si corremos en la arena, elevaremos nuestra fuerza y nuestra capacidad de dar zancadas naturalmente, haciendo que nuestras articulaciones y músculos desarrollen más movilidad, trabajando en las piernas, tobillos y caderas.

Por lo tanto, toda la energía se verá involucrada para mantener el ritmo, lo cual está relacionado con el cambio de textura de asfalto por arena, lo que además disminuye el peso que tienen que aguantar tus piernas.

Del mismo modo, correr sobre superficies arenosas enseña al cuerpo a leer donde y cuando poner el pie, evitando torceduras de tobillo.

Correr sobre arena no solo representa un nuevo reto para tu cuerpo, sino también para tu mente, hace que tu cerebro esté presto a nuevos cambios.

Hidratación

La hidratación, como en todas las actividades deportivas es necesaria e imprescindible, así como la aplicación de protector solar, por eso nunca debemos olvidarlos al salir de casa.

Se debe tomar en cuenta que al estar sumergidos en el agua se pierde la noción del tiempo, es importante realizar pausas, no solo para descansar del ejercicio sino para tomar agua y aplicarse más crema protectora.

Ropa cómoda

La vestimenta es importante pero no muy rigurosa, una gorra y unas gafas serás suficientes.

En la vida no existe nada más genial que salir a entrenar al aire libre, especialmente si se realiza en las primeras horas del día, pues esto nos llena de energía y vitalidad para enfrentar el resto de la jornada.

Correr en la playa es una actividad que drena el estrés, pues al alejarnos de nuestra rutina diaria, relajamos los nervios de nuestro cuerpo.

Vitalidad

Los niveles, de presión, oxígeno, de humedad y temperatura que se encuentran en una playa son muchos más altos que los que se encuentran en una ciudad, por ésta razón al correr en ella, recibimos un aire más limpio.

Pérdida de peso

También es posible quemar muchas más calorías, esto debido al esfuerzo extra empleado al correr, gracias a la superficie, al igual que la humedad y el calor hacen que transpiremos más.

Heridas sanas

Correr sin calzado, puede servir como tratamiento para limpiar heridas rápidamente, debido al efecto de la arena en contacto con la piel, esto sin dejar el atrás la debida atención y lavado, así como el agua salada es conocida por ser un buen cicatrizante.

Existen otros efectos medicinales de correr en la playa, como, por ejemplo, el tratamiento de la fascitis plantar, una lesión común en los corredores.

Extra

Aunque se pudiese pensar que sólo es conveniente trotar sobre la arena, sería un error afirmar que no pueda llevarse a cabo esta actividad en el agua.

Hay quienes lo hacen a niveles de agua muy bajos que le permitan un buen desenvolvimiento y sin ser cubiertos por ella, un detalle al cual hacer alusión es que debido al nivel de exigencia requerida se puede disminuir la técnica.

Pero no todo es negativo, también trae consigo sus beneficios. Entre ellos, mejora el fluido sanguíneo.

¡Correr en el agua, es genial!

Correr en el agua, nació como una iniciativa para realizar procedimientos a personas que sufrían daños musculares, que consiguió bueno resultados y por tanto lo posicionó como uno de los deportes de menos peligro a sufrir lesiones.

Este tipo de ejercicio debe realizarse con una posición determinada, el cuerpo debe estar erguido, realizándose un calentamiento previo, luego básicamente se debe proceder a colocarse en la misma posición para correr en una superficie plana, si se requiere puede utilizarse un cinturón de espuma ajustable que mantiene al cuerpo flotando, con el cuello y los hombros fuera del agua.

El tiempo no solo es crucial al correr en la arena, sino también en el agua, el desgaste energético al correr en el agua es menor, por lo tanto, hace que el cuerpo se mantenga saludable y en consecuencia en un lapso menor de tiempo se obtiene un mejor resultado.

Si deseas adelgazar correr en el agua es una buena opción, por los elevados niveles de intensidad utilizados para su práctica que por consiguiente producen una gran quema de calorías.

¡Correr para conseguir los mejores resultados!

Por medio de esta destreza se puede obtener un cuerpo tonificado, como beneficio de la resistencia del agua y al equilibrio de brazos, piernas y torso.

Todas éstas razones lo convierten en una alternativa para esos días en los que no quieres salir de casa, para esos días en los que el calor te agobia, donde incluso preferirías no ejercitarte, porque el calor disminuye las fuerzas, así como las horas en las cuales puedes realizar actividad física,

Correr sobre agua, produce el efecto contrario, apacigua y quita el cansancio, es una excelente opción para realizar una actividad completa que ejercite varias áreas de del cuerpo, de forma rápida, sencilla, cómoda, refrescante y saludable en un ambiente único, diferente y especial.

Ultimo consejos

Info
  • No esperes correr a tu ritmo habitual: Una vez más, correr en la playa es más difícil que correr en la acera o en una cinta de correr, por lo que deberá sdisminuir la velocidad. No te excedas.
  • Cuidado con la pendiente: La inclinación y el ángulo de la playa tienen un efecto importante en tu cuerpo cuando corres. «Si vas en una dirección, una pierna no estará tan extendida y tendrá un mayor impacto en la rodilla y la cadera que en el otro lado». Busca un equilibrio corriendo en ambas direcciones. Por ejemplo: comienza con 10 minutos en una dirección, luego con 10 en la otra dirección.

Ejercicios para correr en la playa

Zigzag

  • Corre 10 minutos en arena húmeda y dura, acelerando gradualmente de un trote lento a un ritmo de entrenamiento, si puedes.
  • Luego ve a la arena seca y suave durante un minuto de carrera dura (menos de un minuto si tu respiración se sale de control).
  • Volver a la arena firme durante un minuto de recuperación lenta en carrera. Mantén estos patrones de zigzag en marcha hasta que hayas realizado de cinco a diez zigzag de un minuto.
  • Enfría con un trote fácil de 10 minutos sobre arena húmeda.

Subidas arena-colina

  • Corre 10 minutos en la arena húmeda y dura, acelerando gradualmente de un trote lento a un ritmo de entrenamiento, si puedes.
  • Encuentra una colina alta de arena o duna que esté abierta a los corredores. Ten en cuenta que la mayoría de las dunas están protegidas por la ley, por lo que es posible que no puedas correr sobre ellas. En caso de duda, pregunta!!
  • Corre hacia la parte superior o hasta que tu respiración sea demasiado difícil para continuar. Trote hacia abajo. Sigue trotando alrededor de la colina hasta que hayas recuperado el aliento. Haz de 5 a 15 ascensiones, dependiendo de la altura de la duna.
  • Enfría con un trote fácil de 10 minutos sobre arena húmeda.

Entrenos en playa

  • Carreras largas: puedes hacer todo o parte de tu carrera larga en la arena siempre que sea marea baja. No querrás correr mucho tiempo en la arena seca y suave.
  • Cambios de ritmo: los cambios de ritmo pueden ser difíciles en la arena, incluso en arena húmeda que está bien embalada. No esperes correr a tu ritmo habitual, pero si estás lo suficientemente en forma y tienes experiencia corriendo en la arena, puedes acercarte a su ritmo normal en marea baja, siempre y cuando no tengas que luchar con mucho viento.

Te puede interesar: