Dolores en la parte baja de la espalda, causas y mitos.

El dolor de espalda puede ser una mala experiencia para un corredor, especialmente con todos los mitos que se escuchan dentro de la comunidad running.

Más que cualquier otra lesión, el dolor en la zona lumbar produce sensaciones de temor e incertidumbre porque el dolor agudo de espalda puede debilitarte y potencialmente afectar a tus planes de carrera y entrenamiento. La buena noticia es que el dolor lumbar mejora y la mayoría de estos dolores de espalda se pueden superar, por lo que no significa el final de tu carrera.

Vamos a intentar descubrir la verdad de algunos mitos inútiles sobre el dolor de espalda, y así poder concentrarte en quitarte el dolor y volver a salir a entrenar y correr sin dolor.

¿Qué causa el dolor lumbar?

El dolor lumbar suele ser un indicador de falta de control o fatiga dentro de los tejidos en lugar de una sobrecarga de los tejidos. Los corredores que sufran un dolor puede ser debido a algún tipo de incidente que provocó el dolor, como un estiramiento excesivo, un tropiezo o una caída o incluso una torcedura leve.

El dolor empeorará a medida que avance la inflamación y puede ser central, en la parte baja de la espalda o en un lado e incluso puede irradiarse en la parte del culete.

Las personas a menudo se enfocan en la estructura o tejido que es responsable del dolor, pero hay muchas estructuras en la parte baja de la espalda que pueden ocasionar dolor de espalda: ligamentos, músculos, fascia, disco intervertebral…

Te puede interesar: Rodilla del corredor: Síntomas, causas y soluciones

El 90% de los dolores lumbares no son específicos, es decir, no se pueden conectar a una estructura específica y tienden a desaparecer dentro de las 6-7 semanas desde el comienzo.

Un episodio agudo de dolor lumbar no siempre necesitará una radiografía o una resonancia magnética. De hecho, la mayoría de los episodios de dolor lumbar se curarán sin que se realice ningún tipo de tratamiento u observación. Es común que las personas quieran saber si hay un «disco fuera» o si su «columna vertebral no está bien», pero esto no es posible y, de hecho, lo que se encuentra en un examen raramente cambia el tratamiento del dolor lumbar.

Tu médico podrá aconsejarte sobre el alivio del dolor si estás luchando para controlar el dolor, pero generalmente los medicamentos que se venden sin receta médica son suficientes.

Te puede interesar: Por qué se lesionan los corredores

¿Qué puedes hacer?

Administrar el dolor es lo primero que debes hacer, ya que si puedes controlar el dolor de manera efectiva, podrás seguir moviéndote. Para  aliviar el dolor puedes tomar antiinflamatorios con paracetamol. Otras formas de controlar el dolor incluyen terapia de calor o hielo.

Visitar a un fisioterapeuta u osteópata puede ser una gran idea, ya que pueden aconsejarte sobre los mejores ejercicios para reducir el dolor y mantener tu flexibilidad. También puedes realizar cualquier otro método para aliviar el dolor como acupuntura.

De cara al futuro para los corredores, podría ser interesante preguntarle a los médicos que están tratando sobre los ejercicios que pueden ayudar a fortalecer la zona lumbar y evitar que afecte tu entrenamiento nuevamente. A medida que disminuya el dolor, podrás probar actividades de bajo impacto como la natación y el ciclismo antes de volver a correr. Si te preocupa que tu técnica pueda ser responsable de causarte dolor de espalda, entonces vale la pena hablar con un entrenador o experto en el tema.

Te puede interesar: Cómo evitar los temidos calambres

Otros síntomas

Si tienes otros síntomas, como dolor persistente en la pierna, hormigueo y / o entumecimiento junto con debilidad en la extremidad inferior, debes consultar a tu médico para una evaluación más profunda. Estos síntomas generalmente significan que un nervio en la parte baja de la espalda está inflamado. De nuevo, el dolor nervioso puede resolverse a tiempo, pero su recuperación puede ser más larga.

Mitos comunes sobre el dolor lumbar

«Tendré que dejar de correr». Este no es el caso en absoluto. Al igual que con la mayoría de las lesiones, el dolor de espalda requiere tiempo y la rehabilitación y los ejercicios adecuados, pero no es señal de que debas dejar de correr. De hecho, correr puede ayudar a fortalecerte la columna vertebral.

«Necesitaré una operación» Es muy, muy raro que un dolor agudo en la espalda requiera una operación. La mayoría de las veces son por motivos benignos y se resuelven rápidamente.

Te puede interesar: Mejores planes de entrenamiento

Existen otras causas de dolor lumbar en los corredores, como las fracturas por estrés. Una fractura por estrés en la columna se conoce como espondilólisis y requiere una investigación para confirmar el diagnóstico. Una fractura por estrés de la columna vertebral suena fatal y nuevamente podrías pensar que no podrás volver a correr, esta afección puede tratarse de manera conservadora con un programa de ejercicios gradual bajo la supervisión de tu médico o terapeuta.

Ya sabes el dicho; «Todo tiene solución en esta vida menos…»

Nos vemos en los entrenos!!