Lesión Lágrima del labrum

El labrum no es más que un tipo de anillo de cartílago, sumamente importante, que tiene como objetivo la estabilización de toda la parte femoral en la cadera.

Este cartílago puede sufrir lesiones hasta incluso puede romperse por consecuencias de traumatismos.

La articulación más estable de todo el cuerpo humano es sin duda alguna la cadera. La estructura que esta posee es muy parecida a la de un balón, posee una base esférica conocida como la cabeza que se encuentra en la femoral.

¿Qué es Labrum?

Al mismo tiempo, esta particular esfera se encuentra ubicada dentro de una copa denominada acetábulo, la cual es una articulación de la cadera, esta es la que se encarga de que funcione o trabaje como un rodamiento.

El mismo posee un anillo de seguridad que está conformado por diferentes tejidos que envuelven la cabeza femoral, oponiendo que se salga de toda la articulación, lo que origina un protegido ambiente, este anillo se le conoce con el nombre de labrum.

El labrum cumple un importante y potente trabajo: Estabilizar el femoral, porque eleva la superficie articular que posee toda la cadera y permite generar un grado de sensación espacial de la cadera debido por los receptores propioceptivos.

Este labrum se encuentra asociado a traumatismos, por lo cual, pueden ocurrir lesiones aisladas en este anillo.



Generalmente estas lesiones ocurren en personas que posean cualquier traumatismo importante en la región de la cadera.

En muchas ocasiones las personas que padecen de esto quedan con una secuela del traumatismo reflejada con un dolor inguinal, incluso puede extenderse hasta la parte posterior del muslo y en muy pocas ocasiones pudiera extenderse hasta la rodilla.

Errores de diagnóstico

Es importante no olvidar que cualquier problema que tengamos en la cadera puede generar molestias o síntomas a través de la rodilla, por lo tanto, muchas personas van al médico por un problema que piensan tener en la rodilla, pero en realidad lo tienen en la cadera.

En otras ocasiones las lesiones aisladas se encuentran relacionadas con personas que debido a un hiperlaxos pueden tener lesiones por movimientos comunes pero llevados al límite como pudiera ocurrir en las artes marciales, yoga, bailarinas, entre otros.

Este caso en particular se encuentra el capítulo del pinzamiento femoroacetabular de la cadera, siendo el labrum la punta de iceberg.

En el marco clínico es muy parecido, pero al realizar radiografías se puede evidenciar que la cabeza femoral no es totalmente esférica como debería ser y presenta anormalidades, bien sea las lesiones de tipo Cam o alguna irregularidad en el cuello también conocidos como Bump.

Estos no son más que la elevación del volumen en la unión del cuello y la cabeza.

Este suele ocurrir debido a que al girar se ocasiona un daño en los bordes articulares, que es donde se encuentra ubicado el labrum.

Existen muchas otras lesiones entre ellas se encuentra la lesión tipo pincer, cuya particularidad es que el acetábulo se engrandece y por ende encastilla la cadera, dejando limitado el movimiento.

¿Por qué se produce esta lesión?

Se desconoce cuál es la causa exacta que da origen a esta lesión. Muchas veces pueden ocasionarse este tipo de lesiones por fenómenos adquiridos, como pudieran ser los micro-golpes consecutivos en deportistas que tengan un alto nivel de entrenamiento.

Estos micro-golpes empiezan a ocasionar inflamaciones a nivel del cuello femoral, que a su vez ocasiona un callo óseo, y al mismo tiempo este genera una elevación del volumen.

Por otro lado, aunque no exista total seguridad, puede ocasionarse por un tema hereditario, debido a que existen padres que poseen estas lesiones de pinzamiento y se pueden ver reflejadas en sus hijos lesiones muy parecidas.

Deportes que dan origen a esta lesión

El deporte donde se ven más frecuentemente este tipo de lesiones en el fútbol, se conoce que los practicantes de este deporte habitualmente sufren de artrosis de cadera.

Sin embargo, los deportes en los que se realiza un mayor esfuerzo de los músculos de la cadera son la danza, las artes marciales, el atletismo (sobre todo en las carreras de obstáculos), el yoga y otros deportes que involucren a la cadera.

Síntomas de la lágrima de labrum.

Los síntomas de esta lesión suelen representarse por dolores al empezar a caminar luego de estar mucho tiempo sentado y en muchas oportunidades suele ser confundida con un síndrome de dolor lumbar.

Incluso las personas que padezcan de esta lesión empiezan a sufrir estos dolores de manera más continua y repetitiva, perdiendo poco a poco la movilidad.

Ligeramente las rotaciones se van limitando, hasta el punto de que ponerse los zapatos sea una complicación.

La persona que padezca de esta lesión al intentar mover la cadera, le ocasiona un inmenso dolor ya que le genera un daño en el borde acetabular y efectivamente al labrum.

Es importante resaltar que es muy raro conseguir una persona que padezca de puro Cam o únicamente pincer, el 90% de las personas padecen de pinzamiento mixto, es decir, pequeñas lesiones tipo Cam acompañadas de pequeñas lesiones pincer.

El diagnóstico

El mejor método de diagnosticar es a través de una base clínica, debido a que existen pacientes a los que se le realizan radiografías de pinzamientos que son simplemente asintomáticos y en estos solo queda observar la evolución de la patología y esperar que la lesión no ascienda.

Por lo tanto, el paciente que padezca de esta lesión debe demostrar síntomas dolorosos de cadera específicamente al pinzamiento.

Existen una gran cantidad de pruebas clínicas, las cuales se verifican mediante radiografías en las que se deberían ver reflejadas lesiones tipo Cam y lesiones tipo pincer.

Tratamiento ideal para este tipo de lesiones

En si el tratamiento consta de dos fases:

  • En todas las fases en las que se inicia la lesión, los síntomas son muy pocos o poseen un poco tiempo de evolución, lo recomendable para este caso es realizar un tratamiento conservador bien sea mediante antiinflamatorios y analgésicos. El tratamiento debe realizarse por un periodo comprendido entre cuatro y ocho semanas.
  • Si las molestias persisten, la persona deberá recurrir a una intervención quirúrgica conocida como artroscopia en la cual se busca reparar todas las anomalías óseas que posea la cadera y reinsertar el labrum.

Te puede interesar: