Tipos de fibras musculares de contracción rápida y lenta

La capacidad deportiva puede estar influenciada por los tipos de fibras musculares.

A continuación vamos hablar de un tema muy interesante que muchos corredores desconocen o simplemente pasan por alto.

Y la cuestión o el tema a tratar es que según el tipo de contracción de fibras musculares que tengas, afectará el tipo de corredor que quieras ser.

¿Eres mejor velocista o un corredor de distancia? ¿Podrías ser el mejor en ambos casos?

Muchas personas creen que tener fibras musculares de contracción más rápidas o lentas puede determinar en qué se destacan los atletas deportivos y cómo responden al entrenamiento.

Tipos de fibras musculares



Intentaré resumirlo de manera muy sencilla para que lo podáis entender claramente.

El músculo esquelético está formado por haces de fibras musculares individuales llamadas miocitos.

Cada miocito contiene muchas miofibrillas, que son hebras de proteínas (actina y miosina) que pueden agarrarse entre sí y tirar.

Esto acorta el músculo y causa la contracción muscular.

En general, se acepta que los tipos de fibras musculares se pueden dividir en dos tipos principales: fibras musculares de contracción lenta (tipo I) y fibras musculares de contracción rápida (tipo II) .

Las fibras de contracción rápida también se pueden categorizar en fibras tipo IIa y tipo IIb .

Estas distinciones parecen influir en cómo los músculos responden al entrenamiento y la actividad física, y cada tipo de fibra es único en su capacidad para contraerse de cierta manera.

Los músculos humanos contienen una mezcla genéticamente determinada de tipos de fibras lentas y rápidas.

En promedio, las personas tienen un 50 % de contracción lenta y un 50 % de fibras de contracción rápida en la mayoría de los músculos que utilizamos para el deporte.

Fibras musculares de contracción lenta (tipo I)

Las fibras musculares de contracción lenta son más eficientes al usar oxígeno para generar más combustible de trifosfato de adenosina (ATP) para contracciones musculares continuas y prolongadas durante un tiempo prolongado.

Estas se extienden más lentamente que las fibras de contracción rápida y pueden durar mucho tiempo antes de que se fatiguen.

Por lo tanto, las fibras de contracción lenta son excelentes para ayudar a los corredores, ciclistas o triatletas a correr maratones y rutas de bici durante muchas horas.

Fibras musculares de contracción rápida (tipo II)

Debido a que las fibras de contracción rápida utilizan el metabolismo anaeróbico para crear combustible, son mejores para generar estallidos cortos de fuerza o velocidad que los músculos lentos.

Sin embargo, se fatigan más rápido.

Las fibras de contracción rápida generalmente producen la misma cantidad de fuerza por contracción que los músculos lentos, pero obtienen su nombre porque pueden extenderse más rápidamente.

Tener más fibras de contracción rápida puede ser una ventaja para un velocista, ya que necesita generar mucha fuerza rápidamente.

Fibras musculares de contracción rápida (Tipo IIa)

Estas fibras musculares de contracción rápida también se conocen como fibras intermedias de contracción rápida.

Pueden usar metabolismo aeróbico y anaeróbico casi por igual para crear energía. De esta forma, son una combinación de fibras musculares tipo I y tipo II.

Fibras musculares de contracción rápida (tipo IIb)

Estas fibras de contracción rápida utilizan el metabolismo anaeróbico para crear energía y son las fibras musculares de contracción rápida «clásicas» que se destacan por producir ráfagas rápidas y potentes de velocidad.

Esta fibra muscular tiene la mayor tasa de contracción (extensión rápida) de todos los tipos de fibras musculares, pero también tiene una tasa más rápida de fatiga y no puede durar tanto tiempo antes de que necesites descanso.

Tipo de fibra muscular y rendimiento deportivo

El tipo de fibra muscular puede influir en los deportes en los que eres naturalmente bueno o si eres rápido o fuerte.

Los atletas olímpicos tienden a caer en deportes que coinciden con su composición genética.

Se ha demostrado que los velocistas olímpicos poseen alrededor del 80% de fibras de contracción rápida, mientras que aquellos que se destacan en maratones tienden a tener un 80% de fibras de contracción lenta.

¿Puede el entrenamiento cambiar el tipo de fibra muscular?

Existe alguna evidencia que muestra que el músculo esquelético humano puede cambiar los tipos de fibra de «rápido» a «lento» debido al entrenamiento.

Esto no se entiende del todo, he estado investigando bastante sobre el tema y hay mucho debate entre los propios expertos por lo que hay bastantes investigaciones que aún están analizando esta pregunta.

Mejorando el rendimiento deportivo sin importar el tipo de músculo

Ten en cuenta que las diferencias genéticas pueden ser dramáticas en los niveles élite de la competencia atlética.

Pero seguir los principios científicos de entrenamiento puede mejorar el rendimiento personal de un atleta típico.

Con un entrenamiento de resistencia constante, las fibras musculares pueden desarrollar más y mejorar tu capacidad para sobrellevar y adaptarse al estrés del ejercicio.

¿Es el tipo de fibra muscular lo que hace que sea élite o no?

El tipo de fibra es parte del éxito de un gran atleta, pero solo es un mal indicador del rendimiento que podrás tener.

Hay muchos otros factores que intervienen en el éxito de un buen triatleta, corredor velocista o maratoniano, incluida la preparación mental , la nutrición e hidratación adecuadas descansar lo suficiente y contar con el equipo y el acondicionamiento adecuados.

Te puede interesar: