Cómo evitar el dolor de cabeza después de correr

Tener dolores de cabeza durante o después de correr es común entre muchos corredores. Aún así, muchos de ellos se esfuerzan por saber exactamente qué está causando este dolor y cómo aliviarlo.

Si experimentas dolores de cabeza asociados con el ejercicio, es muy importante que preguntes tus inquietudes a un médico. Ellos siempre son la mejor opción. Mientras lo haces, puedes leer cuáles son las causas más comunes.

Comenzamos!

Cuáles son las causas de dolores de cabeza después de correr

Deshidración



Según el Journal of Head and Face Pain, beber poca agua es una fuente común de dos tipos diferentes de dolores de cabeza.

Los investigadores han determinado que el tipo de dolor cerebral asociado con la deshidratación en realidad está causado por el cerebro que se aleja del cráneo cuando las reservas de agua del cuerpo comienzan a disminuir.

Para evitar este efecto secundario desagradable, asegúrate de regular con cuidado tu consumo de agua antes, durante y después de correr. Como regla general, también debes hacer un hábito de beber entre uno y dos vasos de agua tan pronto como una hora antes de la carrera.

Después de eso, refuerza las reservas de agua de tu cuerpo tomando agua cada 15 minutos aproximadamente durante el total de la carrera. Finalmente, considera alternar agua con una bebida enriquecida con electrolitos.

Te puede interesar: La deshidratación en el deporte

Baja azúcar en la sangre

Si el dolor se irradia en la región temporal de tu cráneo, la causa del dolor de cabeza puede ser un bajo nivel de azúcar en la sangre.

La hipoglucemia, una condición de tener un nivel de azúcar en la sangre más bajo de lo normal, es comúnmente conocida por causar migrañas.

Migraine Trust, una organización sin fines de lucro dedicada a atender a quienes sufren de dolores de cabeza, refuerza la importancia de las personas, especialmente los corredores, que mantienen su nivel de glucosa en la sangre.

Para los corredores, un plan de dieta que consiste en proteínas, carbohidratos y comidas pre y post ricas en grasas puede reducir la carga de los dolores de cabeza relacionados con el azúcar en la sangre.

Desequilibrio electrolítico

Los electrolitos tienen un profundo impacto en una serie de funciones corporales, pero las actividades que inducen el sudor, como correr, pueden hacer que agotemos rápidamente nuestras reservas.

Esto puede causar una serie de efectos secundarios desfavorables, como fatiga, calambres, náuseas y dolores de cabeza.

Un estudio reciente de la Revista Europea de Fisiología Aplicada y Fisiología Ocupacional documenta el impacto positivo de varias bebidas de reemplazo de líquidos potenciadas con electrolitos.

Sin embargo, los corredores que toman este tipo de bebidas con electrolitos deben tener en cuenta que muchas bebidas contienen aditivos desfavorables y una gran cantidad de azúcar refinada.

Te puede interesar: Las mejores bebidas hidratantes

Problemas vasculares

Si tus electrolitos están bajo control, tu orina es clara y la ingesta de calorías suficiente, la fuente de tu dolor de cabeza puede ser de origen vascular.

Según Stanford Health, la constricción anormal de los vasos sanguíneos es una fuente común de migrañas y dolores de cabeza en racimo que comúnmente afectan a los atletas.

La buena noticia es que el ejercicio regular puede aumentar la circulación sanguínea de tu cuerpo y el entrenamiento moderado puede resolver este problema.

Problemas musculares

Ocasionalmente, los corredores sufren de dolores de cabeza relacionados con la tensión muscular. Si bien el ejercicio frecuente puede ayudar a aliviar el dolor y el estrés relacionados con la tensión muscular, si tu forma es mala o no se estás estirando lo suficiente, podrías sufrir dolores.

Un estudio neurológico reciente describe los dolores de cabeza por tensión relacionados con el ejercicio como las sensaciones bilaterales de presión, opresión y dolor.

Consejos para prevenir los dolores de cabeza durante y después de correr

Como corredor, hay varios pasos que puedes tomar para minimizar o eliminar los dolores de cabeza relacionados con el ejercicio.

Controla tu ingesta de líquidos y electrolitos

Esto se puede hacer practicando una aguda conciencia de tu sed y las reacciones corporales a la pérdida de líquidos, como la boca, la sudoración seca, los mareos, la falta de claridad mental y la sed.

Presta mucha atención al color y al olor de tu orina

La orina amarilla y olorosa es un indicador natural de que debe beber más agua.

La regulación de tus electrolitos puede ser un poco más complicada, pero eso no debería desalentarle a tomar el control de tu cuerpo. Existe una amplia gama de productos para aumentar los electrolitos destinados a los corredores, que incluyen bebidas deportivas, polvos, aerosoles y suplementos.

Dicho esto, puedes tomar un poco de prueba y esfuerzo encontrar un producto que sea efectivo y sostenible. Los médicos también pueden realizar una serie de pruebas para ayudar a determinar con precisión si padeces una deficiencia de electrolitos.

Comer bien

Es otra forma de prevenir la deshidratación, el bajo nivel de azúcar en la sangre y una nutrición deficiente y, posteriormente, poner fin al dolor de cabeza relacionado con la carrera.

Mirando pautas nutricionales de la Universidad Estatal de Colorado para atletas nos dice que los corredores deben obtener entre el 40 y el 50 por ciento de su ingesta calórica diaria de carbohidratos mientras se abstienen de alimentos que consisten en azúcar refinada y granos.

Mientras tanto, las pautas también sugieren que el 60 a 70 % de la ingesta diaria de energía de un atleta debe provenir de grasas saludables.

Los corredores debemos asegurarnos de que estamos consumiendo suficientes proteínas magras.

Conclusión

Puede ser frustrante experimentar dolores de cabeza relacionados con la carrera.

La buena noticia es que hay una serie de medidas preventivas simples y efectivas que puedes tomar para prevenir lapsos recurrentes de dolor.

En todas las cuentas, es mejor hablar con tu médico de cabecera para descartar cualquier condición subyacente grave. A partir de ahí, esperamos que nuestra guía te ayude a pasar menos tiempo cuidando una cabeza «dolorida» y más tiempo corriendo.

Nos vemos en los entrenos!!

Te puede interesar: